¿Tenés el síndrome del tercer mundo?

Ya que todoApariencias 3.s andan felices y contentos haciéndose el  test de “Lo que dicen mis ojos” “La edad que aparento” “El significado de mi nombre” y demás mameradas que solo te nublan el juicio y la mente, pues… A mí se me ocurrió buscarle el “Pelo a la Sopa” y  hacer el test del “Tercer Mundo”.

Últimamente me he encontrado con muchas amistades que me cuentan sobre sus planes laborales, académicos y sentimentales en connotación “Levadura”…Después  de un análisis científico y extenso sobre las causas y consecuencias de tan preocupante mal que se ha popularizado como herpes entre amigos,  principalmente entre la clase media que al final resulta ser pobre, pero quiere aparentar ser clase alta, se me ocurrió hacer una lista de check-list (Ja!, soy bilingüe) para que revisen si tienen o no este “Síndrome del Tercer Mundo” que se está apoderando de todo el país.

A continuación te dejo 14 oraciones redactadas en afirmativo que deberás ir sumando para conocerte mejor.

ADVERTENCIA: Los siguientes ítems están basados en hechos de la vida real. Si alguno de ellos te molesta quizás fue porque me inspiré en lo que me platicaste aquel día,  Veamos…

1. Preferís poner fotos borracho/a, vomitado, en resaca, desnudo y primero muerto antes de poner una foto de tu familia pobre, porque inmediatamente la alta sociedad del Facebook se enterará de tu origen plebeyo. Por ejemplooooo yo.. ¿Cuándo fue la última vez que viste una foto mí de mi mamá o papá en Facebook? Ja!

2. Vivís en un barrio periférico de la ciudad (Territorio desconocido en las fotos del Facebook), pero insistís en tomarte fotos en galerías santo domingo, Club Terraza, casas que no son la tuya, carros ajenos y sobre tooooooooooodo, hoteles a los que vas gracias a los talleres y capacitaciones a los que te mandó tu jefe.

3, Insistís, insistís, insistís en contarnos a dónde vas de viaje, que estás comiendo, que fue lo nuevo que te compraste, por favooooor..  ¿Nos querés poner también una foto de lo que defecaste hoy?

4. Acabas de conocer al hombre de tu vida hace apenas unas semanas y ya sentís que lo amas intensamente, incluso ya te querés casar, tener hijos e irte a vivir con él para ser  felices por siempre, tipo película de Disney inexistente.

5. Presumís de tu novio el misterioso, ese que nadie conoce pero que casualmente te trata bien cuando nadie los ve. Esas flores, chocolates y vinos que ponés en tu muro de Facebook para que todos lo veamos y te tengamos envidia ¿Te las regalo él? Ajaaa, si como no… Siguiente película por favor.

6. Fingís que hablás inglés, fracés u otro idioma frente a tus amigos poniendo cara de fresa-concentrado  y a la vez todos fingimos que te creemos aunque suenas como sí  estuvieras inventando un nuevo idioma.

7. Estás iniciando una idea de negocio innovadora que te resolverá inmediata y mágicamente tus problemas económicos. Evidentemente tus clientes y ganancias son como un político honesto, nadie los ha visto nunca jamás.

8. Te aparecen ofertas de empleo en cargos de dirección (Gerente, director, coordinador, en fin… cargos de jefe) y siempre los rechazás porqué tu solvencia económica es fenomenal y sos el fundador y director ejecutivo de tu propia ONG o empresa.

9. Vivís en EEUU, España o Costa Rica y te tomás fotos en la casa de tus patrones para que los pobres de Nicaragua veamos y envidiemos tu vida de lujo.  Inclusive, preferís que todos nos enteremos de tu homosexual vida, pero jamás ni nunca en que trabajás.

10. Comprás ropa de marca en las pacas, celulares galácticos, tabletas innecesarias y/e  Ipod(s) de vieja generación, pero se te olvida comprar la comida de la quincena. Ni que decir de ese carro imaginario que venis presumiendo con tus amigos  de hace años y querés sacar al crédito para pagar en cuotas a 300 años.

11. Vas al gimnasio más caro de tu ciudad para presumir en las redes sociales tu capacidad económica, pero casualmente no ajustás para pagar la universidad o las deudas en la pulpería de la esquina.

12. Te sentís rico y famoso porque  has aparecido más de alguna ocasión en la TV dando tu opinión sobre la coyuntura política nacional y no te has dado cuenta que ni en tu casa te conocen.

13. Antes muerto a estudiar en una universidad pública.

14. Contás a tus amistades sobre ese posgrado o maestría en el extranjero que te ganaste a través de una beca y tus amigos se quedan esperando por meses y meses para que te largués de una vez por todas del país y no vuelvas más.

Aquí el análisis. 

1. Si tus repuestas afirmativas fueron menores a 5 = No te preocupés…. Solo tenés un refriado que pronto se te pasará, a todos nos suele dar de vez en cuando, sobre todo cuando tenés cerca a tu amiga/o la exitosa y necesitás una dosis de “no me puedo quedar atrás”.

2. Si tus repuestas afirmativas fueron entre 5 a 10= Preocúpate….necesitás una buena dosis de UBICATEX, porque estás en la línea entre lo crónico y lo temporal.

3. Si tus repuestas afirmativas fueron mayor de 10= Déjame decirte que tu nivel de infección es terminal, ve preparando la tumba para tu muerte de amigos, quienes te siguen hablando por compasión y lastima. Pero eso sí… Estoy seguro que nadie quedará en esta categoría, la experiencia me lo dice.

Nota de consolación: Entiendo que vivir sumergido en una realidad donde “las apariencias lo son todo” es difícil, por lo tanto, cuesta mucho sobreponernos a la necesidad humana de “encajar” en un modelo tradicional de éxito, a partir de ahí es que aprendemos a convivir en una fusión psico-social interesante entre lo que “debería ser” y  “lo que es”. Nuestro cerebro nos puede engañar y manipular a tal punto de vivir en una realidad alterna y paralela como mecanismo de defensa ante tantas privaciones económicas y poca educación espiritual. 

Y si la intensidad todavía les alcanza, les recomiendo visitarme en:

  1. Youtube: https://goo.gl/W5a7iv
  2. Facebook: https://goo.gl/gXJqxE
  3. Twitter: @Yasermorazn
  4. Blogspot: http://goo.gl/yLkZoj
  5. Correo: yasermorazan@gmail.com