El Dejavu que detona todo

I

El Dejavu que detona todo

¿Sabes lo que es un Déjà vu? Es la memoria corporal que no miente nunca, que te dice tu génesis, lo que hiciste y aquello que ibas a hacer pero que ya no dio tiempo. Porque el tiempo no existe, es relativo, crees o no crees en él, como se cree o no en Dios. Porque Dios ha estado presente en mí siempre, algunas veces como protector, otras como amante, como padre, como acosador, violador y muchas veces vengándose de mí por no creerle que es algo diferente del Diablo.

Los científicos definen el Déjà vu como el trastorno mental consistente en un falso reconocimiento de información, es decir, se recuerdan personas o situaciones como conocidas o vividas pero en realidad son nuevas para la persona.

Ese martes, mientras iba por ese camino los arboles me hicieron una mueca, supe lo que iba a pasar porque ya lo había vivido antes y el cuerpo no miente, guardó la información y ahora en forma de Déjà vu me lo recuerda. Yo Iza Zeledón he tenido dos vidas y esto no es mentira o quizás si lo sea o solamente es el inicio de la tercera que viviré o ¿ya viví?

Me he puesto a escribir en esta máquina negra, con teclado blanco, hojas virtualmente blancas para reconstruir el nexo entre esta vida que me está tocando vivir y aquella la inacabada, la interrumpida.

Porque desde niña me he sentido llamada a reconocer la VIDA como un continuar de la energía. Recuero que de muy niña recorría las calles del barrio llenas de agua de lluvia, una y otra vez solo para disfrutar el reflejo de las luces en el agua que recién caía, esto era la magia del invierno, un invierno que esperaba cada vez con ganas, la luz reflejada en el agua de la calle, me recordaba a mi pasado, el pasado de mi anterior vida, era el agua, la luz y el sonido de la lluvia que al mezclarse lograban acercarme a un algo que en esa etapa no lograba entender.

Empecemos por aquello que he logrado descubrir, ¿Quién fui? ¿De dónde vengo? ¿Por qué las luces y la lluvia me conmueven tanto al punto de sentirme que no pertenezco a esta vida? ¿En qué me convertí? ¿Por qué llegue aquí?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *