Lágrimas sobre cenizas

“….Cuyos sollozos acompañaban el dolor de aquellas tiernas aves sin nido.” – Clorinda Matto de Turner

Hoy he tenido que dejar de hacer lo que estaba haciendo para ponerme a llorar. Hacía mucho tiempo no sentía que una nota en el periódico me haciera tanto daño. Parecía que la historia se estaba repitiendo para que nosotras la pudiéramos sufrir un poco.

8 de marzo de 2017, marchas y actividades conmemorando la lucha por derechos de las mujeres y en Guatemala ardía fuego una “casa hogar” con niñas gritando y defendiendose de este sistema de mierda creado de injusticia, violencia, maldad y machismo.

Lo único que podía pasar por mi cabeza eran sombras asustadas, tapándose de las llamas que les quemaban la piel. Imaginaba esos gritos desesperados por ser escuchadas. Tuvieron que llegar a esto, para que nosotrxs hipocritamente volteemos a ver, para que todxs nosotrxs nos tomemos un minuto de nuestra atareada vida y volteemos a ver a las víctimas de un sistema que nos ha deshumanizado y nos ha hecho creer que valemos lo que podemos comprar con dinero, pero en donde los sentimientos, la empatía, la cooperación y la justicia están subvalorados.

No sé cómo habrán podido dormir todas esas personas responsables y que llevarán eternamente la sangre de esas víctimas en sus manos. No sé que tan malditos tendrán que ser todos los que justificaron el incendio con un “no les gustaba la comida y por eso protestaron”. ¿Cuántas veces antes habían ya habían pegado gritos de ayuda para ser salvadas de un infierno en donde limpian el piso con sus derechos? ¿Era necesario que dieran sus vidas para destapar lo que guardan las alcantarillas de un sistema y de un gobierno hecho de mierda?

Violadas, maltratadas, abusadas, desaparecidas y ahora quemadas. Ese es le producto de hacernos los ciegos ante la injusticia y la corrupción de nuestros países. Es burlarnos y gritarles en la cara a las víctimas que sus vidas no valieron nada.

Hoy son noticia, pero mañana seguramente nos olvidaremos de las niñas que murieron con humo en los pulmones por los gritos de lucha y la piel quemada tapando las cicatrices de las heridas de sus vidas, en un 8 de marzo, día internacional de las mujeres.

Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *