Cuando el Comandante se robó la revolución

La Ventana

“Toda revolución se evapora y deja atrás una estela de burocracia.” – Franz Kafka

El fin justifica los medios – escuchó una vez siendo todavía un niño. En aquel tiempo no entendía lo que significaban esas palabras. Y ahora estando de pie frente a la silla presidencial, respirando el aire frío del aire acondicionado, mirando los niños limpia vidrios que estaban afuera, recordó una vez más aquellas palabras.

De chavalo, no imaginaba que un día estaría parado frente a una gran ventana de vidrio en una oficina en el Palacio Presidencial. Nació en un pueblo pequeño, en un país tercer mundista que se encontraba bajo un régimen dictatorial y como todo niño, tenía sueños de lo que quería ser de grande. ¿Policía, bombero, doctor? Por supuesto que lo pensó y lo deseó, pero ¿presidente? Presidentes solo eran los hombres ricos, poderosos y viejos. ¿Cómo iba ser presidente él? En aquella época de sueños democráticos robados, era imposible “mandar el país” al menos que fueras parte de la familia del Señor Dictador o el Señor Dictador en sí.


Una revolución, no es más que un cambio necesario gritado y demandado por la mayoría. Y si sabes estar ahí, puede que te veas envuelto en ella, puede que salgas ganando o puede que te lleve la chingada. Pues algo así lo estaba recordando él, mientras veía a un chavalito subirse sobre el hombro de uno más grande y hacer malabares con limones en el semáforo de la calle que veía desde su ventana.Pero la vida tiene muchas curvas, subidas y bajadas, oportunidades que las tomas o las dejas, y de eso dependerá tu vida. Una Revolución por ejemplo. En donde tenés que decidir de qué lado estás ¿queres ser revolucionario o queres ser revolucionado? Él decidió ser revolucionario. La mayoría de chavalos jóvenes de la época lo eran y él no se podía quedar atrás.

Esta entrada fue publicada en Cuando el Comandante se robó la Revolución, relatos cortos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *