Las almas viejas

No soy de este mundo.- dijo – Me duele. Creo que he nacido antes o quizás después.
Miré tanto dolor en sus ojos y le respondí que entendía lo que estaba sintiendo, porque muchas veces lo había sentido yo también.
-Pasa con las almas viejas y eternas atrapadas en cuerpos pasajeros. Esas almas que no hemos encontrado o entendido nuestro motivo de existir y que seguimos naciendo una y otra vez sintiéndonos vacías, pérdidas, solas, aburridas o lastimadas.- Agregué.

Esta entrada fue publicada en Temas feministas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *