Buen viaje Ángel

Descolocaste a las personas que te conocieron y por eso te etiquetaron como niño-niña. Te tocó crecer en un país moralista y conservador, donde para las mujeres la decisión de abortar es cuestionado y criminalizado, pero no el aborto social que comete el Estado y la sociedad en su conjunto.

Te tocó convivir en una sociedad donde pasa por inadvertido, el abandono absoluto de niñas y niños cuyas familias viven en situaciones paupérrimas, donde para muchas niñas y niños que llamamos “de la calle”, su día a día es la indigencia y la fuga cotidiana mediante el consumo adictivo de drogas.

Dicen que vos siempre rechazaste todo intento de rehabilitación, que te escapabas, que huías. Sin duda alguna, ningún argumento ante tu resistencia al cambio podrá justificar la irresponsabilidad estatal frente a la falta de políticas públicas y programas sociales efectivos, dirigidos a la niñez y la adolescencia en situaciones de vulnerabilidad.

Te discriminaron porque la gente que te veía no sabía si llamarte como hombre o mujer, desde su rechazo a la disidencia sexual y de género, por tu pobreza extrema, por tu adicción a la drogas.

También varias personas tuvieron con vos gestos de solidaridad. Ayer nos asustamos al enterarnos de tu muerte. A algunas y algunos nos dio aquel peso de conciencia ¿Qué pude hacer para que tu vida fuera un poco menos dura? Quizá lo mejor sea desearte un buen viaje. Ya vas a descansar de este sistema que te marginó, que te excluyó en todos los sentidos.

Fotografía: Oscar Acuña

Esta entrada fue publicada en LGBTI, Nicaragua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *