Nota aclaratoria: Las juventudes no estamos alejadas de la política

quino

El 14 de julio del 2014 me encontré en la página de inicio de facebook el reportaje de La Prensa “Alejados de la política” que pretendía responder a las interrogantes ¿Cómo es el joven nicaragüense de hoy? ¿Apáticos a la política o no? Fueron consultados políticos y especialistas en temas de participación ciudadana, sin incluir entre estas “voces autorizadas” a jóvenes que pudieran también compartir análisis críticos sobre este tema.

Las opiniones de jóvenes que aparecen persiguen  la intencionalidad de  reafirmar la tesis de que nos importa un comino la política, además se evidencia en la narrativa, una despolitización de las causas sociales.  Yo me pregunto ¿Hasta cuándo seguirá este discurso?

Yo llegué al mundo de los movimientos sociales a mis 17 años, en el año 2007. Investigaciones y especialistas del país señalaban que a las juventudes no nos interesaba participar en asuntos políticos y planteaban una chorrera de razones. Fui a varias de esas ponencias, me comí varios de esos estudios y estuve involucrado en proyectos sociales para promover la participación política de juventudes. Ya sobre casi 10 años que mala onda que no haya ningún cambio al hablar sobre nosotras/os las/os jóvenes ¿Por qué invisibilizan nuestro activismo?

Se dice de nosotras/os que vivimos pendiente de “el chat, las redes sociales, los smartphones o teléfonos inteligentes y todo lo relacionado con los avances tecnológicos”. Qué percepción más clasista. Habemos varias/os chavalas/os que andamos con chicleros porque no tenemos dinero para comprarnos esos modelos descritos, o por el simple hecho que tenemos miedo que nos maten en la calle por robarnos, porque andamos en ruta no en carro, y no vivimos en el país más seguro de Centroamérica.

También conozco jóvenes en zonas rurales, que conviven en situaciones de extrema pobreza que en su casa solo tienen un celular el cual rarísimas veces es “inteligente” o “smartphones”, rarísimas veces recargan -más que todo en emergencias- y menos que activan plan de mensajes, y el acceso al internet ni hablar ¿Esa chavalada no existe? En mi rol de promotor de proyecto, se me complicó muchas veces establecer coordinaciones vía teléfono, y amé -y sigo amando- los momentos que comparto con chavalas/os desde sus localidades, gente pilas puestas.

Ajá, y quienes vivimos pendientes de las redes sociales, quienes tenemos facilidad de acceso a la tecnología ¿Por qué se piensa que eso es pérdida de tiempo? ¿Por qué se pinta cómo ocio? Acaso no es motivo de reconocer el hecho que una actividad haya sido convocada desde la virtualidad y que lograra mover a gran cantidad de jóvenes a la calle. Ejemplo de ello tenemos #AcciónPorLaVidaDeLasMujeres, que en diferentes rincones del país se realizaron -y continúan- diversas iniciativas de teatro, grafiti, plantones, marchas, murales, volanteo, música y todo lo que permita alzar voces contra los femicidios ¿Eso es ocio? ¿Esto no es hacer política? ¿Esto no es participación ciudadana?

Se dice que aparte de estar atrapadas/os por la tecnología “en las universidades los jóvenes destacan también por sus aficiones por la ecología, la cultura, movimientos en pro de los derechos de las mujeres”, de qué política están hablando cuando dicen que estamos aislados de ella. Aristóteles planteaba que la política es el arte del bien común, y Kate Millet, una relevante figura del feminismo radical, plateaba que lo personal también es político.

Una chavala hace política cuando decide no ser madre. Un chavalo hace política cuando cuestiona sus privilegios. Un chavalo y una chavala hacen política cuando publican en su estado de facebook, twitter o cualquier red social, el torpe actuar de funcionarias/os públicos o cuando escribe una entrada en un blog, cuando hace video o fotografías sobre algo que no les gusta del sistema político, o algo que los hace sonreír.

La juventud hace política cuando sale a la calle a gritar ¡No más corrupción! ¡Salvemos a Bosawás! ¡No a las reformas a la constitución! ¡No a la construcción del gran canal! ¡Educación de calidad y empleos dignos para la juventud! ¡Tengo derecho a decidir sobre mi cuerpo! ¡No más discriminación por orientación sexual e identidad de género! ¡No quiero tu piropo, quiero tu respeto! ¡Tenían derecho a la vida! ¡Ni una más, ni una asesinada más! Esto es hacer política, esto es participación comunitaria, esto es movilización social ¿Estoy equivocado?

Acaso invisibilizan también la abogacía que emprenden diversos grupos de jóvenes del país para la aprobación de políticas públicas, como ese grupo de chavalas/os que impulsan el Proyecto de Ley de Contrato de Primer Empleo para la Juventud ¿Ellas/os son apáticas/os, están aislados de la política?

También cita el reportaje “Hace menos de 40 años los jóvenes nicaragüenses eran masacrados en las calles por la Guardia Nacional. Y hace  25 años el gobierno de turno los obligaba a ir a una guerra cuando aún no terminaban de “destetarse”. Todavía en los años noventa y principios del 2000, aunque instigados por el sandinismo, se les veía protestando en las calles por el seis por ciento y el precio del pasaje”.

Y qué onda con el caso #OcupaInss, no se recuerda como fueron vapuleadas/os, secuestradas/os, asaltadas/os, esa chavalada que llegó a mostrar solidaridad con las/os adultas/os mayores en junio 2013. Parece que no solo lo ha olvidado el gobierno, la policía y el sistema judicial del país. La violencia sigue siendo el mecanismo para oprimir libertades, para intimidar y sigue habiendo resistencia ciudadana, no solo de jóvenes. Y por otro lado, aunque no hayamos vivido tiempos de guerra armada, sufrimos de los efectos del no procesamiento de los duelos de nuestras madres, nuestros padres y otros familiares: carencias de afecto, violencia, alcoholismo, suicidios.

Otra idea planteada en el reportaje es que “Los jóvenes no están pasivos, sino que se están tomando su tiempo”. Yo digo, púchica, cómo estar tomándose un tiempo cuando la Policía Nacional y Corte Suprema de Justicia declaran que de 48 casos de mujeres asesinadas, solo 18 son tipificados como femicidios porque insisten que si no había una relación de pareja, es cualquier otro delito, menos femicidio. Cómo tomarse un tiempo cuando la basura de programa INN se burla de la diversidad sexual incitando a la homo-lesbo-bi-trans fobia. Cómo tomarse su tiempo cuando se nos viene un proyecto de Gran Canal Interocéanico que dejará enormemente herida nuestra madre tierra.

La frase: “los jóvenes deben de crearse los espacios a base de trabajo y constancia” ¿Será que refuerza la idea que somos irresponsables e incapaces? ¿Será por eso que en la Asamblea Nacional las/os escasos diputadas/os jóvenes son suplentes y no propietarias/os y aunque trabajen más tienen más reconocimiento aquellas/os? ¿Será por eso que dicen que el FSLN tiene entre sus políticas que la edad mínima para ocupar cargos públicos debe ser los 35 años para que tengan la suficiente formación?

El hecho que no nos llame el integrarnos a partidos políticos por el actuar de quienes están organizadas/os en esos espacios, eso no quiere decir que no nos interese la política o que estemos aisladas/os de ella. Tenemos razones por las que hacemos política desde los espacios que nos convocan, que nos motivan, donde encontramos otras personas con ganas de aportar al cambio no por protagonismo sino porque les indigna la desigualdad, y también es válido quien a título individual -sin integrar formalmente ningún espacio-decide hacer activismo.

Desde la virtualidad o desde la calle, aclaro, que las juventudes con las que yo me relaciono día a día ¡No son apáticas! !No están alejadas de la política! Afirmarlo es invisibilizarnos, es excluirnos. Hay juventudes que no están involucradas en movimientos o colectivos y que no han tenido oportunidades de formación como las que se nos han abierto a muchas/os activistas, sin embargo, seguimos apostando a la sensibilización y concientización para que seamos más en esta lucha. Por cierto, sí, también nos recreamos, tenemos derecho 😛

Pd. Quiero decir que respeto mucho a las personas especialistas que fueron entrevistadas en el reportaje. Nos convocan a reflexionar entre jóvenes y también en pláticas intergeneracionales sobre este tema. Espero que puedan abrirse estos espacios de diálogo en la virtualidad y fuera de ahí.

Franklin Hooker Solano, Comunicador y activista por derechos humanos igualitarios.

garzon
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nota aclaratoria: Las juventudes no estamos alejadas de la política

  1. A veces siento que la sociedad presiona a los jóvenes a simpatizar con uno u otro partido político de una manera ciega e irracional. Ya no es cierto que los partidos políticos son el primer contacto con la democracia, con la idea que nos han vendido los mismos partidos de que cualquier individuo puede ser presidente. La verdad es que cada día se abren nuevos espacios dentro de la sociedad civil y dentro un fenómeno que se llama web dos punto cero. Y no es que me las de, de anarquista, es que simplemente los cabecillas ordenan desde el sombrero y no desde las bases. Y eso es terriblemente incorrecto.

    • hooker dijo:

      Nos quieren vender una percepción limitada de lo que es hacer política y hacernos creer que debemos estar dentro de un partido político para poder impulsar cambios. Pero diversos grupos organizados e iniciativas de ciberactivismo, han demostrado que no hay que entrar a un círculo tan tóxico como son los partidos políticos para poder alzar nuestras voces, proponer, impulsar cambios sociales. Lo que hacemos vale la pena, es política también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *