Amor … ¿Me la queres mamar?

Casi las 9 de la mañana y antes de venirme al trabajo paso por el Bisne para hacer algunas compritas, no todos los tramos están abiertos todavía, en uno de los callejones la mayoría están abiertos, me parece un lugar seguro y decido pasar por ahí, más adelante me encuentro con dos tramos cerrados frente a frente y un tipo orinando,  no hay vueltas, no hay salidas, me veo obligada a continuar mi camino, en lo que voy pasando me dice: – AMOR ¿ME LA QUERÉS MAMAR? … Con más enojo que con miedo le digo: – ¡REPETÍ LO QUE DIJISTE ABUSADOR! Él al ver a una mujer sin miedo, se corre con una mochila pesada a tuto y yo detrás de él gritando, se me suman las mujeres comerciantes de la zona quienes sin entender la situación, pero sospechando que algo no está bien gritan junto conmigo y corren con escoba en mano.

 El tipo se nos escapa, pero el bullicio aún no termina, las señoras me empiezan a preguntar y yo les cuento, se enojan, maldicen y dicen que de haber visto algo se hubieran puesto más las pilas para agarrarlo y malmatarlo aunque sea con escobas.

¿Los cuidadores?

Claro que fui a ponerles queja, acompañada de las mujeres que me ayudaron describiendo a detalle la situación y al acosador.

¿Las respuestas?

Él no es responsable de esa área y no es brujo para saber lo que va a pasar ni para estar en todos lados, las comerciantes enfurecidas empiezan a recordarle sus deberes, que su salario sale de los impuestos de la gente y de lo que ellos como comerciantes pagan para tener niveles mínimos de seguridad.

Uno de los cuidadores se suma a la conversación de reclamos y solicitud de actuación y aparentemente indignado por la situación solo dice: ¡Qué barbaridad, que chavalo jodido más vulgar!

imagesMi respuesta: – Señor esto no se trata de vulgaridad, se trata de violencia sexual, esto es motivo suficiente para echarlo preso, yo soy una mujer adulta y esta situación para mí es gravísima, pude defenderme aunque sea gritando, pero aquí en este mercado también andan niñas y adolescentes que están expuestas a una inseguridad terrible, yo entiendo que su compañero no es brujo para saber lo que va a pasar en tal lugar y tampoco lo estoy culpando de la violencia sexual de la que acabo de ser víctima, pero si le estoy exponiendo esta situación es para que la tomen en serio, que sepan quien fue y que estén atentos para que no vuelva a pasar o al menos para que puedan actuar ante un futuro incidente.

Una realidad naturalizada.

image_content_25213193_20160125201424Desde silbidos en la calle, el típico “adiós mamacita” “adiós muñequita”, los gestos faciales de morbo, las miradas invasivas y en sus formas más graves como tocamientos, la masturbación en lugares públicos y el exhibicionismo son parte de esa violencia machista que vivimos a diario las mujeres y que por la frecuencia con la que ocurre es naturalizada.

Esto que me pasó a mí hoy en la mañana a plena luz del día, lo pasan miles de mujeres en nuestro país, en zonas que se supone deberían de ser seguras, ayer mi sobrina de 14 años estando dentro de la casa era violentada por un tipo que se pegó a la ventana para acosarla y que suele pasar por mi casa, mi sobrina me puso quejas , me salí de inmediato y hablé con él seriamente, le manifesté mi motivo de enojo, exponiéndole lo que él hace como un acto de violencia y ejercerlo con una niña de 14 años la agrava, le dije que mi sobrina no está sola y con son de amenaza, le expliqué que si esto se volvía a repetir fuese en la casa o en la calle que tuviera 100% seguro que iban a haber consecuencias.

Esto no se llama ni “enamorar ni piropear”, tiene su propio nombre se llama “acoso sexual callejero” y aunque en nuestro país aún no se reconocen ni se penalizan las formas más “leves” de este tipo de violencia, sí es necesario que actuemos, siempre y cuando las condiciones nos lo permitan y en ese actuar no vayamos a exponer nuestras vidas.

Actuar no solamente significa defendernos a nosotras mismas, sino también reaccionar cuando otra mujer está siendo acosada, como reaccionaron en sororidad conmigo las señoras del mercado o como reaccioné yo con mi sobrina y si sos hombre tu actuar sería no siendo parte de esta violencia ni ejerciéndola, ni en complicidad con risas o silencio permisivo mientras la violencia ocurre.

Acoso_OCACCHILE_creditos

Ni los lugares ni las horas en las que andemos, ni la ropa que vistamos, ni la forma en cómo nos maquillemos nos hace responsables del acoso sexual, nadie provoca a nadie, ninguna mujer sale a la calle deseando ser acosada o violada, así que si sos de los que dice: ¡Ella provoca por cómo se viste! ¡Quien la manda a andar sola y tan noche en la calle! Y otra ristra de sandeces, por favor sé un poquito más inteligente, seguro vos tampoco salís a la disco o a la calle deseando que te roben o que te pase algo malo.

El silencio, el no reaccionar son formas de complicidad e impunidad social que contribuyen a la naturalización de la violencia, actuemos, reaccionemos, desnaturalicemos y poquito a poco construyamos un país más seguro y más justo para las mujeres, niñas y adolescentes.

Sin intenciones de escribir, escribí de nuevo

Por Amarilis Acevedo

getImage

Escribí un poema y un articulo de un discurso sin sentido, hoy habrá otro discurso absurdo y no escribiré nada, que pase, que me pase por alto que esto ya pronto acaba.

Mientras la revolución se banaliza con una copa de vino celebro el gran día
¿Celebro? Creo que me estoy volviendo loca, celebro sin ganas de celebrar,
yo quiero conmemorar,
a mis raíces, a mi pueblo, a mi historia y a mi tierra que guarda la sangre de los caídos en la guerra.

Sí señor de 50 usted tiene razón
ni en espermatozoide existía yo
sin embargo ahí ando cargando duelos y traumas de su generación.
Usted pagó su factura en su momento y yo que formo parte sin haber estado, también pago lo que me toca.
Pago, destruyo y construyo.
No se compare conmigo que no hay comparación ni separación, usted y yo somos los mismos, pertenecemos a la misma historia en momentos diferentes.

Celebro a los vivos y recuerdo la deuda
¡Calma, calma, calma patria que esto ya pronto acaba!

Sin intensiones de escribir escribí de nuevo.

Imagen: captura de una escena de la película Louder than bombs.

Mis Pelos revolucionarios

mafaldaNo es un secreto que mi pelo es un desmadre, el bendito no es liso, pero tampoco ha decidido rizarse… Recuerdo las múltiples veces que me han dicho: ¡amarrate el pelo! ¿Por qué no te lo alisás? o ¡Peinate! … ¡Ashhhhh!

Desde mi familia, hasta gente desconocida, un día iba caminando por las calles de Chinandega y se me acerca un señor que vendía bisutería y me dice:

  • Muchacha ¿No te vas a amarrar el pelo? … mientras me extendía sus productos que llevaba en una cajita como de madera.
  • Yo: jajajajaja ¡Nooooooooo! (con cara de sorpresa)
  • ¡Uyyyyy! ¿así vas a andar?
  • Yo: jajaja sí!

(click aquí)

Me vio como potencial clienta por mi charral, Aquello me dio risa, al final es un vendedor tratando de hacer el real del día bajo la lluvia en las calles desoladas de Chinandega, pero no es la única vez que he escuchado ese: ¡Uy así vas a ir! Cuando ven que lo único que hago es salir del baño y en mi pelo nada, echarme cremita y acariciarlo para arriba. Hubo un tiempo que estas cosas me molestaban, ¡Ya no! Porque ya me importa mucho menos lo que piensen sobre mí y mi pelo, yo lo amo a él y él es parte de mí.

Para las mujeres es una exigencia esto de la “belleza”, obvio nadie nos pone un cuchillo en la garganta para seguir la moda, es que la cosa no es así de fácil, es más perversa. Desde pequeñas nos enseñan a andar arregladitas y bonitas, con el pelito amarrado y ¡ni quiera diossss si nos ensuciamos jugando! y vamos creciendo viendo revistas y programas de televisión que ensalzan o linchan a mujeres de la farándula y eso que ellas cumplen con todo lo que se le exige: 50 años, con chiches grandes, nalgas duras,  cero celulitis, cero panza, un par de costillas visibles y pelo liso ( sí, pelo liso, hasta la Shakira de vez en cuando).

Mientras vemos esos espantosos programas faranduleros de alguien que vive por “destrozar sin piedad a las demás” por cosas estúpidamente superficiales, estamos aceptando que nos destrocen a nosotras mismas, porque seguramente no cumplimos al 100 con el estereotipo y no tenemos el dinero suficiente para mantenernos así, Nos damos cuenta que nuestro cuerpo en la vida es distinto, él vive cambios y es normal, es la ley de la vida. Pero aunque lo sabemos ahí andamos comprando la baba de caracol para las bien llegadas arrugas, y cualquier cosa cara para las ojeras en vez de buscar como dormir más, que es lo que nos conviene.

sororitipsLa industria de la moda, el entretenimiento y la farándula es terriblemente perversa, porque no crean que en ese “lucir bien” les importamos nosotras, es un “lucir bien” para otros, para caerle bien al macho alfa, para enemistarnos entre nosotras y hasta para dar a conocer un “status” y todo a cuesta de nuestra grandiosa felicidad con un montón de prohibiciones divinas como la ropa cómoda, el respirar bien, el hacer lo que se nos antoje con nuestro cuerpo, el expresarnos a como somos sin escondernos tras imitaciones tontas del “no te lo pongas” .

Cuando aún estudiaba en la universidad yo me alisé el pelo varias veces, hasta que me di cuenta que me lo alisaba y planchaba y usaba todo producto cosmético (ya saben esos productos que nos prometen el cielo lisoy  en los que a veces creemos fielmente aunque sepamos que las nubes son tóxicas y que en el cielo no se vive sin oxígeno), que estaba a mi alcance para mantenerlo liso no por mí ni para mí, sino por lo que me decían, se me terminaba una crema y buscaba la otra mejor ¿Y saben por qué? Porque jamás mi pelo quedó igual a la artista famosa que salía en la TV recomendando el producto.

Cuidarse está bien cuando tiene que ver con la salud y el sentirnos bien, pero cuando lo que nos preocupa es la apariencia y nos “cuidamos” en nombre de la salud, así como tipo auto engaño, mirémoslo como un: ¡ALERTA! ¡ALERTA!

Ya tengo quizá más de un año que no me plancho mi pelito y que tampoco se me antoja hacerlo, darme cuenta que al seguir la corriente estaba rechazando mi propia naturaleza fue como ver que me traicionaba a mí misma.

Parte de mi proceso de aprendizaje en la vida fue aprender que vivo para mí y parte de eso es sentirme cómoda en el sitio que sea, ser fiel a mí misma. Ya no estoy dispuesta a vestirme, maquillarme o peinarme exclusivamente de manera diferente para ir a “x” o “y” lugar o evento, si me da ganas de ponerme una camisa manga larga y tacones en un día cualquiera de semana lo hago y si no pues no.

Y decir esto me traslada inmediatamente a las disco, hasta el “nos reservamos el derecho de admisión” en discotecas, bares y restaurantes son medidas discriminatorias, clasistas y regulatorias del no dejarte ser, del imponerte a pertenecer a … O sea que alguien me explique ¿Por qué si hoy no quiero usar tacones y vestido para ir a la disco DEBO hacerlo para poder entrar y recrearme?, ¿importa más mi apariencia que yo misma? Es el colmo que se metan en cosas tan íntimas, tan parte de la identidad individual en la vida de una.

Para mí andar mi pelo amarrado es el recuerdo de lo cálida que es mi ciudad, para mí andar mi pelo suelto es sinónimo de recordar mi naturaleza y un acto revolucionario, de rebeldía y de libertad sabrosa también, un acto que me recuerda que el mundo es diverso y de esa diversidad yo formo parte, vos, todos y todas formamos parte, no tenemos por qué ser rubias, blancas, delgadas, ojos azules y pelo liso si no lo somos, yo no soy así, mi vecina no es así, habemos rubias, marrones, rojos, habemos blancas, negras, pelo liso, pelo rizo, pelo no definido y en esa diferenciación está la esencia de una naturaleza viva .

Este es mi pelo y forma parte de mí, esta soy yo y si al mundo le gusta pues bien y si al mundo no le gusta pues ¡salado!, no vivo ni trabajo para gustarle a nadie, vivo cada día por gustarme a mí, por sentir placer de ser quien soy, de inventarme y reinventarme cuantas veces sea necesario en cada proceso hermoso de amor y de vivencias y aprendizajes que la vida me regala.

libertad de expresion

 Si mi cuerpo se expresa, si mis gestos expresan, si mis manos se expresan, si mi boca expresa, ¿por qué no dejar a mi pelo que se exprese?

“Si la libertad no empieza en el cuerpo, no es libertad”.

 

 

 1. Pelo bueno o pelo malo:

Pelo Malo Pelo Bueno

En Latinoamérica es muy común que se invierta tanto en cambiar el aspecto físico, pero ¿porqué tratamos de cambiar el cabello rizado por el alaciado?

Posted by Cultura Colectiva on Saturday, July 16, 2016

2. Chicas de revista:

 

La hija de la revolución.

Por: Karol Sándigo.

Dibujo

¿Qué fue de vos chavalo ingenuo? 
Sembrador de esperanza y guerrero de amor….. 
Lejos de los tuyos…… 
Allá en la montaña, quizás en lo desconocido, combatiendo y luchando contra tu hermano,

ese que solo cumplía su trabajo con la guardia nacional.

¿Y vos? mujer valiente, bonita y creyente.
Que fue de tu vida criando chavalos, esperando al marido que jamás regresó,                                                                   llorando al hermano que viajó para no volver.

¡Que dirían mis hermanas y hermanos revolucionarios, esos que duermen en la eternidad!

¿Dónde están los sueños de las juventudes guerreras? 
¿Dónde está la libertad, el amor, la independencia y La Paz?

¿Será que los proletarios viviremos en el horizonte sin fin?

¿Y para vos chontaleño qué significó la revolución?

Yo, me regocijo de orgullo al decir que soy hija de la revolución….
Honro y agradezco a cada ser humano que con su vida se comprometió para que hoy mi

generación viviera en libertad, lejos de las dictaduras.

Yo sí creo en la revolución, pero sin la necesidad de usar armas, sin muertes, sin dolor.

Te amo ‪#‎Nicaragua

Tu hija

Karol Sandigo Gonzalez

Berta Valle ¿Lideresa o carnada?

Esto de las redes sociales es un caos divertido y a veces grotesco, nunca falta quien vive con el celular en la mano para grabar cualquier momento raro de alguien y hacerlo público, peor aún, nunca falta quienes se esconden detrás de la pantalla sin revelar nunca su identidad para hacer los “lindos memes” con los que nos sacamos carcajadas o nos enojamos de vez en cuando, en las redes sociales las burlas son el pan de cada día.

En las últimas semanas he visto cosas como estas:

meme berta
“OJO” en como escribieron en este meme la palabra diputada.

meme me siento dichosa

 

Y como yo soy bien amargada, ninguno de estos me dió risa y ninguno compartí. Pero me quiero referir un poco a la última imágen, el meme de la Berta, he visto este y he visto otras publicaciones donde hay distintas opiniones, unas personas aplauden el hecho de que la Berta pase de la farándula a la política, otras aseguran  que habiendo otras mujeres con largo recorrido en la política o/y organizaciones de sociedad civil y tal vez con mayor experiencia que la Berta, esto no es más que una estrategia farandulera para tratar de dar una imagen bonita y creíble. Yo también quiero opinar.

Y para empezar a opinar, quiero decir que siempre, las mujeres en la política son víctimas de burlas y acoso con mucha mayor frecuencia que los hombres que están en este medio y el hecho de que una mujer esté en un espacio público transgrede la norma social de la mujer dedicada por completo a su casa, a la maternidad, incluso a “ser mujer” y con pasividad y distancia absoluta sobre temas económicos, sociales y políticos y como motivo de esa transgresión será castigada por la sociedad a través de chistes burlescos que muestren su “incapacidad” para el puesto, empezarán a haber murmuraciones de que para acceder a ese lugar de liderazgo hay una relación sexual clandestina de por medio o en el caso de la Berta, que está siendo utilizada como la carnada farandulera para conseguir votos. En una sociedad machista los espacios políticos, gerenciales y de liderazgos no son para mujeres y partiendo de este imaginario naturalizado es que podría ser la razón por la cual se crean más memes burlescos de Rosario Murillo, que de Daniel Ortega por ejemplo.

berta valleA mí me parece que la candidatura de la Berta Valle deja mucho para ponerse a pensar, es decir más que debatirse entre que si es una estrategia  para dar una imagen de una opción simpática o no, hay otras cosas que están de por medio.

Con respecto a lo que he escuchado y lo que he visto en las redes sociales quiero decir que a mi me parece que la Berta es una mujer lo suficientemente inteligente como para no dejarse “utilizar” como figura farandulera dentro de la política (una simple carnada para atraer votos pues), creo que lo ha demostrado con el recorrido que ha tenido a lo largo de su carrera profesional, yo la veo como una mujer joven que ejerció su liderazgo como gerente de VOS TV, de manera inteligente y auténtica, no la veo ser mangoneada de nadie ni como títere de nadie, ( al menos eso es lo que yo percibo).

Me preocupan otras cosas, como su percepción sobre la economía del país, ¡Digo! por el medio en donde se mueve nada más y nada menos que en el medio empresarial con una visión de desarrollo súper capitalista. Tengo entendido que el canal es de los Pellas y que Carlos Pellas es el hombre más rico de Centroamérica en el segundo país más pobre de Latinoamérica, esto viene siendo un ejemplo de la desigualdad económica y de políticas públicas en nuestro país ¿verdad?, cuando se prioriza a las empresas privadas y no a los sectores de la población más vulnerables. (Un ejemplo actual es la prioridad al canal interoceánico y la violación de los derechos humanos de las personas que viven en la zona canalera).

¿Tendrá la Berta esta misma visión de desarrollo?,  no sé, el hecho de que trabaje para los Pellas no la hace creyente de ese tipo de desarrollo o tal vez sí, lo que sí sé es que el medio de comunicación que ella dirigía (VOS TV) habla más de lo magnífico que son las empresas privadas para el desarrollo del país y lo espectacular de la RSE, que de los problemas sociales a los que nos enfrentamos como país y mucho menos traer en pantalla la otra cara de la moneda de las empresas privadas y que la RSE no cubre ni repara lo que daña.

En las mañanas mientras me alisto para irme a trabajar veo de vez en cuando el programa que tiene con Xiomara Blandino Todo en Positivo, a veces veo temas muy interesantes y que me gustan mucho, por ejemplo para el 8 de Marzo hablaron sobre las historias de lucha que hemos enfrentado las mujeres y sobre las luchas que se están llevando a cabo en la Costa Caribe y no sobre la terrible perversidad de “Lo maravilloso que es ser mujer” en un país como el nuestro, otro día hablaron del autismo y aprendí; pero en otras ocasiones ha abordado otro tipo de temas, de esos que desde lo personal se trasciende a lo social y pasa por lo político, desde una visión extremadamente positivista y no problematizadora y generadora de debates, ¡Digo! la cosa no está tampoco en echarse a morir, pero es necesario reconocer que solamente diciendo “Yo puedo, yo puedo”, “hay que sonreír”, “hay que ser feliz” no podremos cambiar los problemas complejos que enfrenta nuestro país, ya hay mucha mentira sobre vivir bonito en la campaña del país bonito impulsada por nuestro gobierno, como para pretender cambiar la vida, el mundo, las personas, con sonrisas felices, sacando la felicidad de donde no existe y de donde no se puede sacar.

Me agrada el hecho de que su candidatura por diputada de Managua esté en calidad de ciudadana independiente, ella lo explica en su fanpage así: “La intención de esa oferta es ceder la primera diputación a una mujer que sin pertenecer a ningún partido político represente los intereses de los Managuas de forma independiente”.

Yo creo en el liderazgo de la Berta como un liderazgo autónomo, auténtico e independiente, la veo como una mujer inteligente y con capacidades suficientes para involucrarse en la política de la manera en que ella podría o sabría hacerlo, claro está, a su manera, pensarla como una cara bonita pública para alcanzar otros intereses es pensarla como objeto y no como sujeta, es pensarla como incapaz y no como merecedora de una diputación, es pensar que ella y muchas otras mujeres no podríamos tomar decisiones coherentes en nuestro país y sobre nuestro país.

También tengo dudas, sospechas y quinientas preguntas y claro está difiero tanto de ella, como difiero de mil personas y de mil  cosas en la vida, pero la creo tan capaz como yo y como vos.

 

Chinandega

13227860_502522416617066_862130972_n

 

Chinandega,

Sos como un cuerpo rígido

Que se resiste al cambio, a lo bonito

¿Qué te pasó Chinandega?

¿Te robaron tus naranjas?

¿Te está ahogando la caña?

 

El fluir de la vida intenta abrazarte,

Pero vos huís desesperante,

Te han secado la voz,

¿Y tu canto Chinandega?

Hasta el grito de un ¡Auxilio! Desapareció.

 

chinandega 5Tu silencio forma parte de tu agonía

Tus reflejos nocturnos

Son máscaras urbanizadas

De pura galantería.

 

Saludás la noche

Mientras estrechás la mano del derroche

Saludás al día

Mientras el sol te reclama ser parte de tu vida.

 

Te partís el lomo a punta de machete y sudor en la frentechinandega1

No lográs ver el desarrollo del que habla la gente

“desarrollo” del que tus callos tienen el arte,

Y a la vez,

Del que vos no sos parte.

 

chinandega2¿Qué te hicieron Chinandega?

Mientras cerrás la garganta para callas tus penas

El alcohol se vuelve tu principal anestesia,

Una partecita de vos se desangra

E intenta decir qué es lo que le pasa.

 

 

Chinandega ciudad urbanizada

Ya pronto te volvés igual que Managua,

Al menos ella sonríe en su agonía

Cuando con amor le danza a la vida.

¿Y vos Chinandega, cuándo te vas a dejar querer?

 

Chinandega ciudad del ron y la caña

¿Qué te pasó Chinandega?

¿Te robaron tus naranjas?

 

Chinandega3

Por: Amarilis Acevedo. 

_________________________

Nota: El cronista español fray Antonio Vásquez de Espinoza, describe a Chinandega en su visita en 1613 como:

“El pueblo de Chinandega compuesto por muchos indios, abundante de maíz y de todas las frutas de la tierra, parece un pedazo de paraíso.”

 

Las cuatro y las seis.

 

 

Él no era bello
no tenía barba
y tampoco llegaba al metro ochenta,
pero él era bello.

Su sonrisa expedía ternura
tenía un humor entre negro y dulce
como mi café,
o lo odiaba, o me reía,
o lo odiaba mientras me reía.

Con él amé desde el beso en la frente
hasta la cama compartida
desde la sonrisa que no miente
hasta el cerebro en sus manos cuando escribía
él está en esa línea intermedia entre genialidad y humanidad
entre tomarse la vida en serio y reírse de ella,
reírse con ella,
con la vida.

Con él la rutina no era sinónimo de monotonía
en cinco días tomamos juntos
el mismo café de las cuatro y las seis
el de las seis se extendía a las ocho
con un beso que terminaba a las diez
y un sueño hasta el amanecer.

Con él la rutina no era monotonía
el mismo café de las cuatro y las seis
con una historia diferente
que terminaba hasta el amanecer.

Mi jefe es un acosador.

Inicio de semana, tengo mucho trabajo por hacer y cosas por leer, pero no puedo, no dejo de pensar en ella. Decidí pararlo todo y empezar a sacarlo de la única forma que sé hacerlo.

Necesito escribir sobre esto, para que se deje de callar una realidad que vivimos y la mayoría de veces la sufrimos en silencio, yo estoy dispuesta a gritarla.

nino-hablando-por-telefonoRing, suena el teléfono… ¡Mentira!, mi teléfono no suena ring, suena al compás de una deliciosa bachata perfecta para poner en la pista, miro la pantalla y me alegro, ya sabía que me llamaría, pero me alegro porque casi no nos vemos y cuando hablamos por teléfono nuestra conversación suele ser de horas, literalmente de horas.

Empezamos riéndonos de cualquier cosa y luego yendo y viniendo de un tema a otro. Tocamos el punto laboral, lo difícil que se nos ha hecho a nuestra generación conseguir trabajo, unas porque después de haber obtenido el título se dedicaron en tiempo completo a la maternidad, otras, como ella, que han metido papeles en cuanta convocatoria se han dado cuenta, pero no cumplen los requisitos del puesto. – ¡Vos ya sabes!, esto ilógico de que te pidan que tengas 25 años y 5 de experiencia y nadie te da el primer empuje, la primera oportunidad, por mucho que sepas, por muy inteligente que seas, por muchas ganas que tengas de aprender, los malditos años de experiencia laboral que no tenes y nadie te quiere dar es la primera pared.

Y llegás a un punto que pensas: “Bueno estudié esto porque me gusta y si me gusta quiero desempeñarme en ello, pero no puedo pasar toda la vida buscando trabajo cuando ya llevo dos años esperando la llamada que nunca llega, necesito vivir de algo aunque no sea de lo soñado”.

Hace como quince días antes habíamos hablado  y me contó que habían posibilidades que la contrataran en una empresa, Aryeri, mi amiga, es contadora y somos amigas desde que estudiamos juntas el primer semestre del Año Estudios Generales en la universidad. – Yo estudié trabajo social y a pesar de haber elegido carreras diferentes y estudiar en Facultades diferentes nunca dejamos de vernos, de hablarnos, de abrazarnos y querernos.

Después de esa llamada no volvimos a hablar hasta anoche, la noche de las risas y el enfado. La noticia: ¡Le dieron el trabajo!, yo estaba con una sonrisa de oreja a oreja, estaba feliz por ella. – Pero pronto esa felicidad se transformó en un encachimbamiento del tamaño del San Cristóbal, así de grande y así de furiosa me puse, no es para menos, Aryeris me contó que su jefe la estaba acosando,  sutil y descaradamente como el buen macho que es.

imagen-acoso-laboralEn este país es difícil ser mujer profesional, primero pasas por los acosos de docentes a quienes no podes reportar porque tienen el suficiente poder y autoridad para que seas vos quien salga perdiendo (ella y yo pasamos juntas por lo mismo en la universidad y no elegimos otro actuar que no enojarnos y agarrar las cosas “en plan broma” para no salir perjudicadas). – Después, cuando sos mujer, joven y recién egresada te enfrentas al mundo del desempleo vs tus sueños, y cuando por fin ya estás en uno, recibís los abusos de poder de tu jefe quien te ve como objeto sexual y no como la mujer profesional que sos y a esto sumale el hecho de que socialmente se minimice este problema al punto de la “casi inexistencia”.

  • Aryeris: me mira feo, me siento muy incómoda, se me insinúa con coqueteos tontos y asquerosos y solo lo hace cuando estamos trabajando solos.
  • Yo: Que terrible, me enoja que estés pasando por eso, ¿Y vos que has hecho?
  • Aryeris: Yo fui directa y le dejé muy en claro que yo lo que llegaba a hacer a la empresa es trabajar y que no confunda las cosas, porque mi relación con él es y será únicamente profesional, se hizo el medio tonto, que de tonto no tiene nada y me dio a entender que yo sola no podía superarme en la vida, le dije que se equivocaba, que yo no necesito de ningún hombre ni para ser feliz ni para superarme.
  • Yo: ¡Clase loquera, el don dios le dicen a él! … Está bueno que no te dejes y que seas directa, me enoja, ojalá pudieras quejarte con alguien con pruebas en mano; hace una cosa, de aquí en adelante cuando trabajes sola con él pone el teléfono a grabar, estate lista.
  • Aryeris: sí, eso haré, hasta el momento se ha calmado, pero estaré lista, me dice mi prima: ¡Ay chiquita linda, eso te pasa por ser tan bonita!

¿Y ante esto que hacemos? Siempre nos culpan por la violencia que recibimos, para cada tipo de violencia hay una justificación que nos responsabiliza a nosotras y a ellos les deja la libertad a sus anchas y el disfrute de sus abusos, regocijándose en la opresión ejercida: “Es que ellos son así porque son hombres” “Ideay!, y quien te manda a salir a la calle con esa falda” ó ¡Eso te pasa porque sos bonita! …

Ningún abuso tiene justificación que lo valide, ni la forma en que te vistas, ni la forma en que te maquilles te hace víctima de acoso, lo que te hace víctima del acoso son las actitudes machistas producto de las relaciones desiguales de poder, en donde al hombre se le da una posición privilegiada y la mujer no es vista como sujeta, sino como objeto. ¿Y quién posee objetos? Los sujetos.

Toda expresión de machismo está acompañada por la complicidad masculina, lo peor del caso de Aryeris es que el sujeto dedicó parte de su tiempo para “marcar su territorio”, a los días de los primeros abusos (los más sutiles) ella se dio cuenta que el portero le dijo a su jefe en una conversación de machos: “Cuidado, que la muchacha nueva platica mucho con el de nómina”, el de nómina, quien es su amigo le dijo: “Cuidado, que este maje ya vino a decirme que le gustas y me preguntó que si yo tengo algo con vos y me dio a entender que vos le paras bola por interés”

Nos dicen: ¡Cuidado!, ¡Cuidate!, ¿Y a ellos quién les dice no abuses?

silencio

El acoso es acoso y socialmente no se le da la importancia debida, se ha naturalizado tanto que poco sabemos de las consecuencias emocionales que nos deja. Me pregunto ¿Cuántas mujeres habrán decidido tirar sus sueños por la ventana, porque cuando lo contaron o decidieron hacer algo al respecto el mundo lo minimizó de la misma forma que nos minimiza a nosotras? , entonces se sintieron solas o tontas o impotentes, porque fueron la única persona que vio un GRAN PROBLEMA, donde el resto veía NADA.

Link de video explicativo sobre el Acoso sexual laboral.

SANTITO

Por: Amarilis Acevedo.

worldly-benefits-1387434994-namaskar-benefits

Estaba pequeña, vivíamos en Chinandega, mi mamá y yo visitamos la casa de mi mita (mi abuelita) allaaaaaaaá en el norte de Nicaragua, en Jalapa Nueva Segovia, donde las casas son aromatizadas por un sabroso olor a café de palo y los frijoles se cocen en ollas de barro, donde siempre se está con suéter y calcetines después de las 6 de la tarde, o bueno, estaba, porque ya las montañas están pelonas, los ríos menos caudalosos, las quebradas convertidas en charquito y el frío no está tan frío.

Al pasar de los días me di cuenta que los niños y niñas que llegaban a la casa saludaban a mi tía o a mi mita con sus manitos juntas y diciendo “santito”. Ya había visto eso mismo en Chinandega, pero no con tanta frecuencia. Yo soy muy curiosa, la regularidad con la que aquello sucedía me daba curiosidad, pero no me gustaba, no me sentía convocada a hacerlo.

Una vez en medio de una conversación mientras mi mami me tenía chineada, me dijo por fregar: dale los santitos a tu tía, y yo le respondí que no, no me gusta, ¿acaso que mi tía es santa?, le di un abrazo y un buenos días a mi tía, todas se echaron a reír. -Pues sí, desde chiquita era bien paradita-.

santitos4Dar los santitos es una práctica que “se extraña tanto en nuestro país” dicen muchos adultos a pesar de que aún niños, niñas, jóvenes y adultxs la practican, ahora se ve con menos frecuencia que antes y a mí me alegra. Creo que yo soy de la generación revolucionaria de los “NO A LOS SANTITOS” jajaja.

Me cuentan que el significado de ese saludo es que los menores pidan la bendición a los mayores.

A mi desde pequeña jamás me ha gustado este saludo, yo daba la mano, yo decía buenos días, yo abrazaba, yo besaba, dependiendo de la confianza y cariño que le tuviera a la persona receptora, nunca me lo enseñaron y jamás me obligaron a hacerlo a pesar de los comentarios directos a mi mami por parte de mujeres adultas de la iglesia, del barrio, etc.

Me sigue NO gustando el saludo de los santitos, lo siento y lo veo como parte de la reverencia que “debe” guardar y mostrar un niño o niña hacia un adulto o adulta. No creo que sea casualidad que de la misma manera se acomoden las manos al orarle o rezarle a un “ser supremo (dios)”, tanto en el cristianismo como en otras religiones.

El saludo de los santitos es un acto simbólico de sumisión donde se manifiesta la superioridad del adulto y la inferioridad del niño o niña. Si no, preguntémonos ¿Por qué un adulto jamás le ha dado los santitos a un niño o niña? ¿No pueden los niños y niñas bendecir a los adultos? ¿No se dice en las prédicas cristianas que los niños y niñas son escuchados y tienen el cielo ganado? … ¡Que incoherencia! ¡Que alguien ME EXPLIQUEEEE!

Ese saludo me parece parte de una cultura muy adultista. Hay quienes catalogan a las nuevas generaciones como mal educadas y sin futuro por no hacerlo, la costumbre se está perdiendo y me alegra. Creo que un simple Hola, un mucho gusto, un dar la mano, un cómo estás, un beso, un abrazo son saludos respetuosos y amorosos.

sad-kidY si el niño o niña no quieren saludar de ninguna forma, pues que no lo haga, total, ¿Es su espacio no?, ellos y ellas son más susceptibles a las energías y hay gente que definitivamente causa mala vibra, o si no lo quieren hacer porque simplemente andan indispuestos ante el mundo por mil razones: enfermedad, tristeza, un momento de estrés o de cansancio, pues que tampoco lo hagan, ya habrá otro día para saludar. Ser niño o niña es agitado, no es cosa fácil y menos cuando se les ve como objetos de posesión y no como sujetos con su propio espacio.

La educación y respeto no dependen de un saludo tradicionalista y fundado en principios o doctrinas religiosas, la educación se compone de elementos como el respeto, la equidad, igualdad y pretende construir familias que fomenten estos valores en sus hijos para así vivir en una sociedad más respetuosa, justa y equitativa. (Bismark Hebbert M)

diversidad-cultural

Por: Amarilis Acevedo.

La vida es roja y huele a sangre.

Por: Amarilis Acevedo.

 

www.artemenstrual.com
Dibujado y pintado con sangre menstrual. www.artemenstrual.com

Recuerdo las conversaciones de los lunes con mis amigas en la fila de sexto grado antes de entrar a la sección. Nos contábamos las cosas que habíamos hecho el fin de semana, si llevábamos la tarea, hablábamos sobre la sutana, sobre mengano y sobre nosotras. A veces cuando las pláticas se volvían más interesantes se retomaban a la hora de receso y platicábamos sobre nuestras experiencias propias. En mi grupo de amigas estaba la mayor del aula y yo era la menor, en medio de estas conversaciones interesantes unas escuchábamos atentamente, otras hacíamos preguntas, pero por lo general cuando eran cosas que aún no entendíamos porque no las habíamos experimentado, nuestras opiniones se basaban en lo mismo que nos decían nuestras mamás, tías, primas, etc.

Hoy me referiré especialmente a una de esas inquietantes pláticas: Mi amiga Sandra, la más grandota de la sección y del grupo caminaba con los brazos cruzados, le daba mucha pena que le notaran que ya tenía los pechos bastante crecidos en comparación a las otras, un día llegó bien triste y nos contó que le había bajado la regla, nos dijo que era horrible, que le daba asco y que le daban ganas de pasar todo el día bañándose para no sentirse sucia.

En esos mismos tiempos teníamos una pulpería en mi casa y recuerdo que algunas muchachas y señoras del barrio que llegaban a comprar sus toallas sanitarias, si la venta estaba llena, esperaban muy pacientemente que los demás clientes se fueran y cuando por fin se quedaban solas le decían a mi papá: “Que me despache su esposa”, para después por fin pedir su producto como secreto en confesionario y sin faltar la bolsita negra.

Recuerdo que una de mis primas mes a mes se quejaba de sus terribles dolores menstruales y nos contaba sobre su flujo y de su menstruación ella hacía conversación, cosa que para las mujeres adultas de la casa resultaba repugnante y desagradable tener este tipo de conversaciones cuando habían hombres y personas que no eran de la familia presentes. Era una conversación que no debía ser.

Artista: Isa Sans
Artista: Isa Sanz

Cuando a mí por fin me llegó mi día ya cursaba tercer año de secundaria y al verme el calzón manchado y el centro rojo resaltando en medio del papel higiénico blanco con el que me sequé después de una deliciosa orinada sonreí, estaba feliz. Desperté a mi mami para contarle que ya me había bajado la regla y por lo tanto ya era grande, adolescente. Supongo que mi reacción se debía a las múltiples conversaciones con mi papá y mi mamá sobre en ese momento mis futuros cambios, describiendo mi primera menstruación como el paso de la niñez a la adolescencia. La felicidad no me duró mucho a pesar de que nunca sufrí de dolores menstruales, ya me había acostumbrado con el tiempo que mes a mes me bajaba la regla y me di cuenta que los cambios de “una etapa a otra” realmente no eran de gran relevancia, lo que sí me incomodaba eran las múltiples sugerencias para no hablar del tema con mis compañeras y compañeros de clases, ni con los hombres de mi familia. No entendía el motivo del silencio, ni tampoco entendía la petición de que no mantuviera el paquete de toallas sanitarias en el baño, a eso último jamás en la vida hice caso, soy perezosa y me evitaba en esos días la gran fatiga de estar yendo y viniendo al cuarto cada vez que necesitaba cambiarme de toalla, mi paquete siempre estaba ahí,  en “exhibición” en la tapadera del tanque del inodoro.

Con el pasar del tiempo volví a escuchar otra vez de mujeres de diferentes edades, relatando la misma o parecida experiencia que la de la Sandra: “Que se sentían sucias cuando menstruaban” o al menos cuando menstruaron por primera vez.  En todas las situaciones anteriormente mencionadas estaba presente la perversidad del silencio, de la vergüenza y del rechazo a la naturaleza femenina.

Definitivamente estamos siendo construidas bajo un modelo patriarcal que nos impide ver la conexión única del cuerpo de la mujer con toda la naturaleza reproductora y fuente de vida. El ciclo menstrual no es más que un ciclo creativo. (1) Biológicamente está hecho para dar vida, es por esto es que el cuerpo de la mujer, luna a luna va acumulando energía que será sustentada para poder nutrir y cobijar  lo que se está creando, si esta energía creativa es fecundada, ya sea por una hija-idea o un espermatozoide, puede dar paso a grandes cosas para luego diluirse en la llegada de la menstruación que permite el comienzo de un nuevo ciclo. El ciclo vida/muerte/vida, el cuenco se vacía para dar paso a lo nuevo. Más allá de la reproducción, también podemos gestar ideas y proyectos que serán alimentados por nuestra energía menstrual.

Entonces, ¿Por qué encontramos repugnante a algo que forma parte de nuestra naturaleza humana y que en nuestro cuerpo realmente es fuente de vida?

Foto Joey Prince
Foto Joey Prince

Algunas culturas antiguas que han respetado el cuerpo de la mujer y han encontrado en ella su conexión especial y directa con la naturaleza. La vida y la madre tierra, nos cuentan lo beneficiosa que era la sangre menstrual para los cultivos. Esta idea durante mucho tiempo de nuestra historia fue un mito, hoy más que nunca es una verdad, ya que está comprobado por recientes estudios científicos que la sangre menstrual  contiene tres de los macronutrientes primarios de las plantas: nitrógeno, fósforo y potasio, además de células madre. Por lo tanto es un excelente fertilizante natural, una planta que recibe sangre menstrual  crecerá mucho más hermosa y saludable y en el caso de ser frutal, sus frutos serán más jugosos.

Es pues la sangre menstrual un flujo de vida que produce vida y que se conecta con la vida, con la naturaleza y la tierra. Tomando en cuenta esto, considero que no hay nada de sucio, asqueroso o repugnante en nuestra sangre menstrual, todo lo contrario, es de esta manera como las mujeres nos conectamos directamente con la naturaleza y poseemos en nuestra fuente de vida poderes temidos por una sociedad patriarcal que no nos respeta y que perversamente convierte estos poderes naturales y humanos en mitos y tabúes maléficos para inferiorizarnos y repudiarnos, y peor aún, para hacer que nosotras mismas nos repudiemos.

Entre mito y verdad hay inmundicia y divinidad, un juego peligroso que nos expropia de nuestro propio cuerpo (valga la redundancia, pero es necesaria),  rodeándola de tabúes para que éste tenga sus significados no en su naturaleza creadora y fuente de vida, sino en lo sucio, lo vergonzoso, lo inmundo que claramente está ligado a la visión patriarcal de la “inferioridad” del cuerpo femenino.

Los mitos del cuerpo de la mujer casi siempre advierten peligros, sospecho que para aislarla y en cierta manera hasta culpabilizarnos de ciertas desgracias a causa de esa “inferioridad” o para hacer notorias sus “desdichas sin huida” si no pues recordemos a nuestras abuelas cuando nos decían: “si andás con la regla no mirés el atol porque se corta”, “al niño le dio pujo, porque lo quedó viendo la fulana y andaba con la regla” y un montón de cosas más. Apuesto que vos te sabés alguno.

En la biblia en Levítio 15: 19 – 30, encontramos 11 versículos bíblicos donde se habla específicamente de la menstruación como un período de inmundicia e impureza de la mujer, tanto para ella misma, para su cuerpo, como para todo objeto que toque, incluso cualquier persona que toque el objeto que ella ha tocado, lugar donde se siente, visite, las ropas que vista y hasta personas que tengan cualquier tipo de contacto directo con ella. De tal grado es esta inmundicia que se demanda que la mujer sea apartada durante siete días. (Te estoy hablando del antiguo testamento, o sea que esta perversidad no es de ahorita). Si bien es cierto en las diferentes religiones cristianas ya no se aísla a la mujer de esa manera, sigue existiendo en los imaginarios de la menstruación la inmundicia y vergüenza como propio de la “inferioridad” otorgada a la mujer.

Seguramente entre tanta infamia histórica, hay un poco de explicación del por qué el líquido que vemos en los comerciales de toallas sanitarias en televisión es azul y no rojo, sospecho que para la sociedad patriarcal en la que vivimos sería un poco “repugnante y hasta obsceno” verlo en rojo… yo no sé vos, pero sinceramente creo que ni Pitufina menstrúa en azúl.  :p

luna-rojaDiosa, mito, desdicha y mujer… Todo menos ella misma, es vista como diosa porque es capaz de reproducir más seres humanos, pero bajo esta misma deidad se crea su propia esclavitud, renuncia a su naturaleza para establecerse en ella su desdicha, debiendo obedecer a los órdenes sociales establecidos para la mujer construida al servicio de los otros, que reconoce en los otros su sentido de vida y no en sí misma. Tan diosas y tan divinas para mantenernos lejos del mundo terrestre (política, derechos, arte, decisiones, etc.) tan poco humanas para que nuestro cuerpo quede fuera de toda conciencia y raciocinio propio sobre sí mismas y sobre el mundo y es en esa negación de la humanidad donde se pierde gran parte de la libertad. Ya lo decía Simone de Beauvoir: “Las épocas que consideran a la mujer como lo otro son las épocas que más agriamente se niegan a integrarla en la sociedad a título de ser humano, hoy en día solo perdiendo su aura mística se convierte en otra semejante” Se ha aprovechado mucho de ese equívoco, se acepta de buen grado la exaltación de la mujer tanto que Otro, de manera que se constituya su disimilitud como absoluta, irreducible, y se le rehúse el acceso al meister humano” Luego agrega: “Todos los ídolos inventados por el hombre, por terroríficos que los haya forjado, están de hecho bajo su dependencia, y por ello le será posible destruirlos”.

¿Poder o maldición? … Lo cierto es que mientras la mujer se afirme como ser humano  y su cuerpo entero como parte de esa humanidad, muere sobre ella la divinidad y la inmundicia que de manera análoga acompañan su ser.

La forma o la concepción con la que recibamos nuestro ciclo menstrual influye muchísimo en la forma de afectación y visión sobre nuestra propia naturaleza. Tu sangre, mi sangre, nuestra sangre menstrual no es ni impura, ni sucia, ni corta nada, todo lo contrario, es energía creadora y pertenece a un proyecto de vida.

Los tabúes sociales solo sirven para dar más poder a la sociedad sobre nosotras mismas, que el poder y la armonía amorosa que pudiéramos tener con nosotras, con nuestro cuerpo,  no podemos vivir en contra de nosotras mismas y de nuestra naturaleza. A todas nos compete la grandiosa tarea de desmitificar nuestro cuerpo a medida que nos vayamos conociendo y reconciliándonos con él.

Con la reconciliación con su cuerpo hembra, la mujer podrá encontrar en ella su verdadera naturaleza humana y la fuerza creadora que a ella le pertenece. La sangre menstrual encarna la esencia del cuerpo hembra y la labor de los mitos que sobre ella existen es precisamente desencarnar y apresar a la hembra e insertar nefastamente a la mujer creada por y para la sociedad, dos seres distintos en un mismo cuerpo: naturaleza y sociedad. Considero que hasta la actualidad ninguna mujer ha podido mantener fuera de sí a la hembra, ni siquiera rindiéndose completamente ante la construcción social del ser mujer, puesto que el cuerpo nos recuerda constantemente de diversas maneras que es hembra y de la hembra no puede una desligarse, ella no tiene opción, ella es y punto y entre más se pretende ignorarla, más llama a su verdad.

12746096_530862450413582_224727890_n

ClarissaPinkola nos recuerda: “No se puede abordar la cuestión del alma femenina moldeando a la mujer de manera que se adapte a una forma más aceptable según la definición de la cultura que la ignora, y tampoco se puede doblegar a una mujer con el fin de que adopte una configuración intelectualmente aceptable para aquellos que afirman ser los portadores exclusivos del conocimiento … A lo largo de la historia, las tierras espirituales de la Mujer Salvaje han sido expoliadas o quemadas, sus guaridas se han arrasado y sus ciclos naturales se han visto obligados a adaptarse a unos ritmos artificiales para complacer a los demás … La mujer moderna es un torbellino de actividad, se ve obligada a serlo todo para todos. Ya es hora de que se restablezca la antigua sabiduría”.

Por: Amarilis Acevedo.

 

 

(1).  Fase de la menstruación y sus energías asociadas.