Sin intenciones de escribir, escribí de nuevo

Por Amarilis Acevedo

getImage

Escribí un poema y un articulo de un discurso sin sentido, hoy habrá otro discurso absurdo y no escribiré nada, que pase, que me pase por alto que esto ya pronto acaba.

Mientras la revolución se banaliza con una copa de vino celebro el gran día
¿Celebro? Creo que me estoy volviendo loca, celebro sin ganas de celebrar,
yo quiero conmemorar,
a mis raíces, a mi pueblo, a mi historia y a mi tierra que guarda la sangre de los caídos en la guerra.

Sí señor de 50 usted tiene razón
ni en espermatozoide existía yo
sin embargo ahí ando cargando duelos y traumas de su generación.
Usted pagó su factura en su momento y yo que formo parte sin haber estado, también pago lo que me toca.
Pago, destruyo y construyo.
No se compare conmigo que no hay comparación ni separación, usted y yo somos los mismos, pertenecemos a la misma historia en momentos diferentes.

Celebro a los vivos y recuerdo la deuda
¡Calma, calma, calma patria que esto ya pronto acaba!

Sin intensiones de escribir escribí de nuevo.

Imagen: captura de una escena de la película Louder than bombs.

Mis Pelos revolucionarios

mafaldaNo es un secreto que mi pelo es un desmadre, el bendito no es liso, pero tampoco ha decidido rizarse… Recuerdo las múltiples veces que me han dicho: ¡amarrate el pelo! ¿Por qué no te lo alisás? o ¡Peinate! … ¡Ashhhhh!

Desde mi familia, hasta gente desconocida, un día iba caminando por las calles de Chinandega y se me acerca un señor que vendía bisutería y me dice:

  • Muchacha ¿No te vas a amarrar el pelo? … mientras me extendía sus productos que llevaba en una cajita como de madera.
  • Yo: jajajajaja ¡Nooooooooo! (con cara de sorpresa)
  • ¡Uyyyyy! ¿así vas a andar?
  • Yo: jajaja sí!

(click aquí)

Me vio como potencial clienta por mi charral, Aquello me dio risa, al final es un vendedor tratando de hacer el real del día bajo la lluvia en las calles desoladas de Chinandega, pero no es la única vez que he escuchado ese: ¡Uy así vas a ir! Cuando ven que lo único que hago es salir del baño y en mi pelo nada, echarme cremita y acariciarlo para arriba. Hubo un tiempo que estas cosas me molestaban, ¡Ya no! Porque ya me importa mucho menos lo que piensen sobre mí y mi pelo, yo lo amo a él y él es parte de mí.

Para las mujeres es una exigencia esto de la “belleza”, obvio nadie nos pone un cuchillo en la garganta para seguir la moda, es que la cosa no es así de fácil, es más perversa. Desde pequeñas nos enseñan a andar arregladitas y bonitas, con el pelito amarrado y ¡ni quiera diossss si nos ensuciamos jugando! y vamos creciendo viendo revistas y programas de televisión que ensalzan o linchan a mujeres de la farándula y eso que ellas cumplen con todo lo que se le exige: 50 años, con chiches grandes, nalgas duras,  cero celulitis, cero panza, un par de costillas visibles y pelo liso ( sí, pelo liso, hasta la Shakira de vez en cuando).

Mientras vemos esos espantosos programas faranduleros de alguien que vive por “destrozar sin piedad a las demás” por cosas estúpidamente superficiales, estamos aceptando que nos destrocen a nosotras mismas, porque seguramente no cumplimos al 100 con el estereotipo y no tenemos el dinero suficiente para mantenernos así, Nos damos cuenta que nuestro cuerpo en la vida es distinto, él vive cambios y es normal, es la ley de la vida. Pero aunque lo sabemos ahí andamos comprando la baba de caracol para las bien llegadas arrugas, y cualquier cosa cara para las ojeras en vez de buscar como dormir más, que es lo que nos conviene.

sororitipsLa industria de la moda, el entretenimiento y la farándula es terriblemente perversa, porque no crean que en ese “lucir bien” les importamos nosotras, es un “lucir bien” para otros, para caerle bien al macho alfa, para enemistarnos entre nosotras y hasta para dar a conocer un “status” y todo a cuesta de nuestra grandiosa felicidad con un montón de prohibiciones divinas como la ropa cómoda, el respirar bien, el hacer lo que se nos antoje con nuestro cuerpo, el expresarnos a como somos sin escondernos tras imitaciones tontas del “no te lo pongas” .

Cuando aún estudiaba en la universidad yo me alisé el pelo varias veces, hasta que me di cuenta que me lo alisaba y planchaba y usaba todo producto cosmético (ya saben esos productos que nos prometen el cielo lisoy  en los que a veces creemos fielmente aunque sepamos que las nubes son tóxicas y que en el cielo no se vive sin oxígeno), que estaba a mi alcance para mantenerlo liso no por mí ni para mí, sino por lo que me decían, se me terminaba una crema y buscaba la otra mejor ¿Y saben por qué? Porque jamás mi pelo quedó igual a la artista famosa que salía en la TV recomendando el producto.

Cuidarse está bien cuando tiene que ver con la salud y el sentirnos bien, pero cuando lo que nos preocupa es la apariencia y nos “cuidamos” en nombre de la salud, así como tipo auto engaño, mirémoslo como un: ¡ALERTA! ¡ALERTA!

Ya tengo quizá más de un año que no me plancho mi pelito y que tampoco se me antoja hacerlo, darme cuenta que al seguir la corriente estaba rechazando mi propia naturaleza fue como ver que me traicionaba a mí misma.

Parte de mi proceso de aprendizaje en la vida fue aprender que vivo para mí y parte de eso es sentirme cómoda en el sitio que sea, ser fiel a mí misma. Ya no estoy dispuesta a vestirme, maquillarme o peinarme exclusivamente de manera diferente para ir a “x” o “y” lugar o evento, si me da ganas de ponerme una camisa manga larga y tacones en un día cualquiera de semana lo hago y si no pues no.

Y decir esto me traslada inmediatamente a las disco, hasta el “nos reservamos el derecho de admisión” en discotecas, bares y restaurantes son medidas discriminatorias, clasistas y regulatorias del no dejarte ser, del imponerte a pertenecer a … O sea que alguien me explique ¿Por qué si hoy no quiero usar tacones y vestido para ir a la disco DEBO hacerlo para poder entrar y recrearme?, ¿importa más mi apariencia que yo misma? Es el colmo que se metan en cosas tan íntimas, tan parte de la identidad individual en la vida de una.

Para mí andar mi pelo amarrado es el recuerdo de lo cálida que es mi ciudad, para mí andar mi pelo suelto es sinónimo de recordar mi naturaleza y un acto revolucionario, de rebeldía y de libertad sabrosa también, un acto que me recuerda que el mundo es diverso y de esa diversidad yo formo parte, vos, todos y todas formamos parte, no tenemos por qué ser rubias, blancas, delgadas, ojos azules y pelo liso si no lo somos, yo no soy así, mi vecina no es así, habemos rubias, marrones, rojos, habemos blancas, negras, pelo liso, pelo rizo, pelo no definido y en esa diferenciación está la esencia de una naturaleza viva .

Este es mi pelo y forma parte de mí, esta soy yo y si al mundo le gusta pues bien y si al mundo no le gusta pues ¡salado!, no vivo ni trabajo para gustarle a nadie, vivo cada día por gustarme a mí, por sentir placer de ser quien soy, de inventarme y reinventarme cuantas veces sea necesario en cada proceso hermoso de amor y de vivencias y aprendizajes que la vida me regala.

libertad de expresion

 Si mi cuerpo se expresa, si mis gestos expresan, si mis manos se expresan, si mi boca expresa, ¿por qué no dejar a mi pelo que se exprese?

“Si la libertad no empieza en el cuerpo, no es libertad”.

 

 

 1. Pelo bueno o pelo malo:

2. Chicas de revista:

 

La hija de la revolución.

Por: Karol Sándigo.

Dibujo

¿Qué fue de vos chavalo ingenuo? 
Sembrador de esperanza y guerrero de amor….. 
Lejos de los tuyos…… 
Allá en la montaña, quizás en lo desconocido, combatiendo y luchando contra tu hermano,

ese que solo cumplía su trabajo con la guardia nacional.

¿Y vos? mujer valiente, bonita y creyente.
Que fue de tu vida criando chavalos, esperando al marido que jamás regresó,                                                                   llorando al hermano que viajó para no volver.

¡Que dirían mis hermanas y hermanos revolucionarios, esos que duermen en la eternidad!

¿Dónde están los sueños de las juventudes guerreras? 
¿Dónde está la libertad, el amor, la independencia y La Paz?

¿Será que los proletarios viviremos en el horizonte sin fin?

¿Y para vos chontaleño qué significó la revolución?

Yo, me regocijo de orgullo al decir que soy hija de la revolución….
Honro y agradezco a cada ser humano que con su vida se comprometió para que hoy mi

generación viviera en libertad, lejos de las dictaduras.

Yo sí creo en la revolución, pero sin la necesidad de usar armas, sin muertes, sin dolor.

Te amo ‪#‎Nicaragua

Tu hija

Karol Sandigo Gonzalez