DE LOBOS DIGITALES Y CAPERUCITAS EMPODERADAS

Por Alberto Sánchez Argüello

Era un mediodía de martes en Managua y por más que intenté vencer mi impuntualidad, llegué tarde al encuentro. Cinco niños y seis niñas ya estaban en un salón, diciendo lo que les gustaba y lo que no les gustaba de las redes sociales a una grabadora que la directora de su escuela pasaba ante ellos. Un niño bajito de unos once años dijo que el había escuchado que en Facebook había un asesino, que mandaba fotos de sus víctimas hechas pedazos, que ya rondaban las quinientas. Otro decía que en internet gente extraña te puede matar o violar, un niño con cierto nerviosismo agregó que en el mundo online hay cosas que no son adecuadas para ciertas personas.

Las niñas parecían que no iban a decir nada, hasta que una de ellas contó que abrió su primera cuenta de Facebook a los siete años y que al poco tiempo un hombre mayor empezó a acosarla digitalmente, pidiéndole su número de teléfono, hasta que lo terminó bloqueando; otra niña contó una experiencia similar.

Estaba en el grupo focal de seguimiento al trabajo de investigación que mencioné en REDES SOCIALES Y LA GENERACIÓN Z; no habían pasado ni veinte minutos y dos niñas habían compartido experiencias de acoso, cinco meses antes que Abixael Mogollón escribiese sobre cierto grupo de WhastApp en VICTIMAS AL DESNUDO y  seis meses antes de que estallase la noticia de un presunto violador serial en la ciudad León, que usaba perfiles falsos de Facebook como gancho para sus víctimas.

En el 2009, la CEPAL calculaba que el 56 por ciento de niños y niñas nicaragüenses entre los 6 y los 12 años, tenían acceso a teléfonos móviles, el 4 por ciento a computadoras y sólo un 1 por ciento a internet. Para el año 2013 se registraba un poco más del diez por ciento de la población del país conectada, para el 2015 se hablaba de un 15%; Sin embargo, se habla de subregistros en estos datos y me viene a la mente el par de adolescentes que iban a mi lado el año pasado, en una panga de laguna de perlas a Bluefields, conectados a su Tablet y Smartphone respectivamente.

Talvez no sepamos cuanta gente está conectada, pero si sabemos que la conexión inicia cada vez más temprano. Para los niños y niñas de aquel martes, Facebook era un lugar viejo, que habían conocido a los siete o nueve años de edad, un sitio que sus padres les revisaban continuamente, mirando sus muros, pidiendo su contraseña, checando sus mensajes, al punto de empujarles a crear otros perfiles o incluso migrar hacia Flipagram, We Heartit, Snapchat y cualquier otro espacio desconocido para los adultos.

A sus once, doce y trece años, estos niños y niñas ya habían experimentado el hacking, el ciberbullying y el grooming, sin embargo habían continuado con la construcción de sus identidades digitales, usando Ask, WhatsApp, Skype, Vine, YouTube o Telegram. Para ellos y ellas el plano digital es parte de su espacio relacional, tanto como las salidas con sus amistades o las charlas telefónicas.

El 6 de febrero de 2004 UNICEF celebró el Día Internacional para una Internet Segura. En esa ocasión, la oficina nacional de España presentó un decálogo con los derechos y deberes de niños y niñas relacionados con las TIC:

  1. Derecho al acceso a la información sin discriminación por sexo, edad, recursos económicos, nacionalidad, etnia o lugar de residencia. Este derecho se aplicará en especial a los niños y niñas discapacitados.
  2. Derecho a la libre expresión y asociación. A buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo por medio de la red. Estos derechos solo se restringirán para garantizar la protección de los niños y niñas frente a informaciones perjudiciales para su bienestar, desarrollo e integridad; y para garantizar el cumplimiento de las leyes, la seguridad, los derechos y la reputación de otras personas.
  3. Derecho de los niños y niñas a ser consultados y a dar su opinión cuando se apliquen leyes o normas a Internet que les afecten.
  4. Derecho a la protección contra la explotación, el comercio ilegal, los abusos y la violencia de todo tipo.
  5. Derecho al desarrollo personal y a la educación, y a todas las oportunidades que las nuevas tecnologías puedan aportar para mejorar su formación.
  6. Derecho a la intimidad de las comunicaciones por medios electrónicos. Derecho a no proporcionar datos personales por Internet, a preservar su identidad y su imagen de posibles usos ilícitos.
  7. Derecho al esparcimiento, al ocio, a la diversión y al juego, mediante Internet y otras tecnologías. Derecho a que los juegos y las propuestas de ocio no contengan violencia gratuita, ni mensajes racistas, sexistas o denigrantes y que respeten los derechos y la imagen de los niños y niñas y otras personas.
  8. Los padres y madres tendrán el derecho y la responsabilidad de orientar y acordar con sus hijos e hijas un uso responsable.
  9. Los gobiernos de los países desarrollados deben comprometerse a cooperar con otros países para facilitar el acceso de estos y sus ciudadanos, y en especial de los niños y niñas, a Internet y otras tecnologías para promover su desarrollo y evitar la creación de una nueva barrera entre los países ricos y los países pobres.
  10. Derecho a beneficiarse y a utilizar en su favor las nuevas tecnologías para avanzar hacia un mundo más saludable, pacífico, solidario, justo y respetuoso con el medioambiente, en el que se respeten los derechos de todos los niños y niñas.

Según la UNICEF el objetivo es dar paso a una visión donde se privilegie el acceso y el desarrollo de capacidades digitales y estrategias de autocuidado que convierta a niños y niñas en usuarios empoderados. El desafío está entonces en desarrollar capacidades digitales y estrategias de seguridad en línea.

Les preguntamos a los niños y las niñas que les quisieran decir a sus padres en este tema de las redes sociales y la seguridad. Les dirían que estaba bien que revisaran sus nuevas amistades y contactos, pero que no revisaran sus chats, que respetaran su espacio personal, que confiaran en ellos y ellas.

Podríamos hablar de resolver todo usando el parental control, monitorear 7-24 las redes, dispositivos y cuentas, pero la herramienta más poderosa -aparte del uso adecuado de herramientas y medidas de seguridad- seguirá siendo la más anticuada de las interacciones humanas: el diálogo.

PD: les dejo un post de Marta García Terán y del Blog de Tu Madre, que en esta misma semana han tocado estos temas y el video de la entrevista que tuve con Lucia Pineda Ubau en 100% noticias.

Violencia es violencia, también en redes sociales en ProComuNicando de Marta García Terán

EL VIOLADOR PUEDE SER DIGITAL Y/O ANÁLOGO en el blog de Tu Madre, escrito por Maryórit Guevara

6 comentarios en “DE LOBOS DIGITALES Y CAPERUCITAS EMPODERADAS

  1. Me parece super interesante ese equilibrio que este post propone entre respetar el espacio propio del niño o niña en sus redes sociales y estar en conjunto padres, madres e hijxs en el uso adecuado de las redes sociales, obviamente a nadie le gusta que le invadan su espacio, invadir el espacio online de los chavalos vendría siendo lo mismo que que escuchar sus conversaciones con sus amigas o amigos y husmear sus cuartos y al final son acciones que no contribuyan al cuido, sino que son acciones completamente autoritarias y por lo tanto adultistas que obligan a los chavalos y chavalas a hacer cosas a escondidas por la falta de confianza en la relación con sus padres y madres, definitivamente tanto en el mundo online como offline la confianza y el diálogo son dos cosas completamente trascendentales.

  2. “De lobos digitales y caperucitas empoderadas”, me viene la idea de las fotos de las caperucitas y los caperucitos que sus padres publicaron el primer día en Nicaragua. Todos estos padres, a través de este tipo de fotos dieron información visual y pública de quienes son sus hijos, donde estudian, qué edad tiene, etc. Fue un fenómeno que los lobos digitales agradecieron.

  3. Youtube es una red social tambie, mi hija de 4 años 5 meses mira videos infantiles, y yo revizo jugandito lo que esta viendo, por que una ves mira que estaba un video de las muñecas famosas y su novio famoso, pero estas estaban siendo controlados por humanos, la cual realisaban una escena de infidelidad con besos, cachetadas (al estilo novela mexicana ), en lo personal, yo expreso mi cariño con su mama con besos y abrazos y despues nos unimos los 3…. Pero hay que tener cuidado con youtube por que da sugerencia de videos sin darte cuenta, y esta a un clic de distancia para adelantar la imaginacion de nuestros hijos…

    Yo tengo una teoria que le llamo “quemar etapas”

  4. Los y las adultas tenemos la obligación de proteger a niños y niñas, pero el empoderamiento de sus derechos es la mejor garantía de su autoprotección.

  5. Hay que educarles digitalmente. Recuerdo que una venezolana me contó que la hija de una vecina, de 12 años, se abrió una cuenta en YouTube y que la niña salía en sujetador y calzón. La madre ni se enteraba de lo que hacía en esta Red tan poderosa. Se dio cuenta hasta que otras madres se lo comentaron gracias a sus compañeritos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *