LA REVOLUCION EN EL DIA DE LOS MUERTOS

1979_sandinistas_on_bus

 

sofia

Faltando poco para el día de los muertos, Sofía Montenegro lanzó un tuit sobre “el cadáver insepulto de la revolución”. Me quedé pensando entonces, que tanto  aceptaba la imagen de la revolución como una especie de zombi errante.

Para 1980, Mientras Nicaragua vivía tiempos efervescentes de hombres y mujeres que creían estar haciendo realidad los ríos de leche y miel, los de mi generación éramos unos niños y niñas,  que lo más que entendíamos era que Somoza fue un gran lobo vencido por un ejército de caperucitas.

Luego fuimos cultivando el mito de eso que los adultos y adultas llamaban revolución en la forma de nueve comandantes y potentes himnos que entonábamos en el colegio cuando estábamos medio durmiéndonos ante las banderas que debían hacer sentir el orgullo de ser nicaragüenses hijos e hijas de Sandino. Esto nunca pegó en mí, en parte por la actitud sarcástica de mi madre (QEPD) –que siempre restaba toda importancia a los discursos solemnes que escuchábamos en la televisión- y en parte por asuntos que toqué en el post de MAS ALLA DE LOS GRANDES HOMBRES.

En mi escuela varias personas vivieron la revolución con pasión y participaron con gusto en los cortes de café y algunos que tenían la edad necesaria para ir a alfabetizar se fueron a las montañas. A un par los recordamos luego con una placa y varias lágrimas.

Ya cerca de los noventa, la burla e indiferencia de mi madre, se convirtió en rabia hacia los nueve y toda la parafernalia del partido. Ya hablaban de mandarme lejos, antes que el Servicio Militar Patriótico me llevara. Luego la UNO ganó las elecciones y el país se dio una vuelta sobre sí mismo como un calcetín.

Siguió eso que llaman años neoliberales, con el desmontaje de todas las políticas y proyectos sociales y el aumento progresivo de la corrupción –que también se vivió en los ochenta- teniendo su máxima expresión con nuestro infame Arnoldo…aunque parece que nuestro gobierno actual busca superarlo.

¿Y de la revolución que quedó?

Por muchos años yo siempre respondía que un ejército obediente a las autoridades civiles y una policía honesta y apolítica. Después de los sucesos como Ocupainss, Nueva Guinea, Las Jaguitas, Mina El Limón o la última marcha nacional campesina contra el canal, esta respuesta ya no la puedo sostener.

¿Y para las nuevas generaciones quedó algo de la revolución?

Meses atrás, mirando La Ciudad vacía en la sala de teatro Justo Rufino Garay, entendí perfectamente al personaje del joven que corre y corre para llegar a algún lugar: su futuro tal vez; a la vez que le dice a los dos personajes que representan la memoria de la revolución y de la Managua antes del terremoto, que ellos viven en el pasado, que eso no le sirve a él.

La ciudad vacía es la obra que veo representarse a diario en redes sociales: cada vez que una generación mayor le reclama a la juventud nicaragüense por su falta de beligerancia, apatía y les restriegan sus luchas, sus muertes. Se cruzan palabras, se cruzan reclamos y nadie se entiende.

Ahora los grupos de poder reescriben la revolución, siguiendo lo dicho por Karl Marx: “La Historia Se Repite Dos Veces, La Primera Como Tragedia, La Segunda Como Farsa”

¿Entonces la revolución ha muerto?

Para mucha gente joven posiblemente ni existió.

Llegará un tiempo en que podremos mirar hacia atrás y apreciar la revolución, agradecer a las personas que lucharon y murieron, sanar las heridas, ser sobrios en analizarla y aprender de ella. Pero ahora mismo -concordando con Sofía- la revolución es un cadáver que necesita ser enterrado, honrado con flores y silencios, para cerrar un ciclo que permita construirnos un futuro.

 

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No recibimos financiamiento ni tenemos publicidad, tu share es vital, gracias.

Publicado por

Alberto Sánchez Argüello

Especialista en gestión de proyectos sociales. Amplia experiencia en el fortalecimiento del liderazgo personal, colectivo e institucional. Desarrollador de metodologías de capacitación para el desarrollo organizacional. Asesor metodológico deorganizaciones en América Central. Escritor de minificción y literatura infantil y juvenil. Fundador de Política Mente Incorrecto y Parafernalia ediciones digitales. Ponente TedX.

Un comentario sobre “LA REVOLUCION EN EL DIA DE LOS MUERTOS”

  1. Como todo movimiento mi estimado
    que comienza fuerte teniendo valores, pero cuando crece, este mismo pierde sus valores y se corrompe.

    Como decia el tio de Peter Parker: “Cuando uno tiene poder, hay una responsabilidad mas grande”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *