Querida Tiffany

Por Leila Vargas 

Primero te confieso que aunque no te conozco en persona, tu nombre significa mucho para mí. Leí sobre vos el viernes 10 de marzo, justo durante una semana en la que se mezclaban en mi mente los casos de la joven quemada en una hoguera en el Caribe y la embarazada víctima de violación múltiple en Chinandega. Justo durante la semana en que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer. Justo durante una semana en que sentía que no había esperanza, ni motivos para seguir creyendo que en este país algo bueno nos pueda pasar a las mujeres. Justo el viernes de esa semana leí tu nombre: Tiffany Mercado González, primera transgénero en graduarse en Nicaragua. Y sonreí. Y quise con todo mi corazón escribirte estas palabras.

imagen canal 2

Los nombres representan mucho en nuestra vida. No definen quiénes somos, pero sí cómo nos ven los demás. Por eso no puedo ni imaginar lo que pasaba por tu mente cada vez que te llamaban Jordy Mauricio, lo incómoda y mal que debías sentirte porque vos no eras él, porque tu nombre no era ese. Cuántos meses y años debiste haber pasado deseando ser llamada por tu nombre: Tiffany. Cuántas burlas, señalamientos y obstáculos debiste enfrentar para lograrlo. Cuánta felicidad y plenitud debiste sentir cuando eso por fin ocurrió, cuando el nombre Tiffany Mercado González resonó por todo el salón donde se celebraba tu promoción de la Universidad.

 

En tu nombre, Tiffany, nos llaman a muchos. A todos los que no hemos tenido el valor o no hemos vencido por completo el miedo para decidirnos a luchar por nuestra identidad. A todos los que hemos agachado la cabeza o apartado la mirada ante el juicio, la ignorancia o la violencia de los demás. Y no lo digo solo por los hombres y mujeres transgénero, si no también por tantos homosexuales y tantas lesbianas que nos hemos encerrado en un clóset, nos hemos amontonado en una doble vida y nos hemos negado la oportunidad de salir el mundo como lo que somos: homosexuales y lesbianas con el sagrado derecho a tener un nombre propio.

En tu entrevista con Canal 2 mencionás un nombre: Rosa Teodolinda Ortiz, tu mamá. Dijiste que ella es tu fuerza, tu todo y que por ella estás donde estás y eso me conmovió mucho porque esa viejita linda también es un símbolo en esta historia. Doña Rosa representa a esos seres que nos aman tanto que saben ver en nosotros a la persona que somos, que nos brindan su hombro para llorar, su brazo para sostenernos y su compañía en cada momento de prueba, pero también en los de celebración. Y puedo asegurarte, Tiffany, que tu mamá está feliz de tenerte como hija, que se siente orgullosa de que seás una guerrera y sobre todo, te aseguro que ella sabe que vas a seguir triunfando en tu camino personal y profesional porque ya alcanzaste la mayor de las victorias, una que no muchos han ganado: la victoria de ser quienes somos.

 

¡Salud Tiffany, toda mi admiración para vos!

 

Un abrazo con cariño,

Leila Vargas.

 

Links:

http://radionicaragua.com.ni/news/view/34810/primera-transgenero-en-graduarse-en-nicaragua

http://canal2tv.com/2017/03/10/universidad-reconoce-identidad-graduado-transgenero/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *