Nuestro Gobierno y La Problemática de Bosawas

deforestación-Bosawas

El Gobierno ha declarado que está preocupado por la crisis creada en la reserva natural de Bosawas y prometió que ahora sí actuará seriamente para procurar una solución. Y para tal ha creado una comisión interinstitucional integrada por representantes de alto nivel del Ejército, la Policía, la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía y la Procuraduría General de la República.

Si fuera cierto que el Gobierno está interesado en poner fin a la destrucción de Bosawas, sería una gran cosa, porque es urgente defender y preservar lo que está quedando de esa Reserva de Biosfera, la cual, poco a poco viene siendo destruida por la voraz depredación de los bosques para extender la frontera agrícola y saquear la riqueza forestal. Hasta ahora este Gobierno no ha hecho prácticamente nada por resolver ese grave problema que es nacional pero tiene una dimensión internacional.

La reserva natural de Bosawas fue creada durante el gobierno democrático de Doña Violeta Barrios de Chamorro, en 1991, y en 1997 la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la declaró Reserva Mundial de Biosfera.

El nombre de Bosawas, como sabemos, es un acrónimo formado por las primeras sílabas de los nombres del Río Bocay (Bo), El macizo montañoso de Saslaya (Sa) y el río Waspuk (Was); su extensión es de 8 mil kilómetros cuadrados, con una zona de amortiguamiento de 12 mil kilómetros cuadrados, o sea, unos veinte mil kilómetros cuadrados en total.

Según la información oficial, en Bosawas hay una variedad de 270 especies de plantas que tienen propiedades medicinales, alimenticias u ornamentales. Es una zona de convergencia de la fauna del Norte y el Sur de América y está considerada como uno de los biomas más ricos del planeta, entendiéndose por bioma el conjunto de ecosistemas característicos de una zona biogeográfica, estimada a partir de la cantidad y diversidad de la vegetación y de las especies animales que predominan en el lugar y son las adecuadas para vivir allí.

En cuanto a la especie humana natural de Bosawas, existen en la zona de la reserva seis etnias mayangnas y miskitas, las cuales por ley positiva y natural son las dueñas de la reserva y protectoras de los bosques que comparten. Pero los indígenas no han podido contener a los invasores procedentes de distintos lugares del país, porque estos son respaldados y alentados por gente poderosa. Las autoridades gubernamentales se preocuparon por proteger la reserva de Bosawas solo hasta 2007, cuando terminó el ciclo de los gobiernos democráticos. A partir de entonces, el régimen de Ortega, en vez de proteger la reserva natural de Bosawas, como es obligación nacional y compromiso internacional, la ha venido socavando igual que ha socavado las instituciones de la precaria democracia nicaragüense.

Hasta el Momento Actualmente el Gobierno No Ha Hecho Nada; Pero Aun Nosotros Podemos Salvarla Y Ayudar A Que Nuestros Indegenas Mayagnas Pueden Sobrevivir Y Segui Su Vida Normal.

Autor. Sadiel Pavón Baltodano.