Por Juneysi Karina Cerda

El acoso callejero es un mal que todas las mujeres lo hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas. Son acciones que se dan a diario en las calles de la ciudad, donde los hombres hacen comentarios mayormente vulgares de nuestro cuerpo o vestimenta, sin que nosotras les hallamos pidan su opinión o incluso miradas desagradablemente. El acoso callejero va desde miradas obscenas, chiflidos, piropos, palabras desagradables o frases sexuales hasta persecuciones o agarrones.

Desde que empezamos a tener uso de razón nos han doctrinado con frases como: “no vayas sola, te puede pasar algo”, “cuando salgas, te vas directo a casa”, “cuando llegues márcame”… nos aterrorizan con los millones de peligros que azotan las calles, nos crean una idea del lugar público como un territorio enemigo y peligroso principalmente para la “mujer”; pero cuando se trata de actos más “normales”; como son los piropos, las miradas lujuriosas o las palabras desagradables, nos han enseñado a guardar silencio, apartar la mirada y restarles importancia

El acoso callejero es apenas la punta del iceberg de una estructura de violencia de género, se cree que es un acto poco significativo, el cual se ha normalizado, pero estas ideas son totalmente erróneas.

“El piropo expresado por los hombres en los espacios públicos implica una invasión a la intimidad de las mujeres y es la génesis de la violencia realizada por un hombre” Olvera (2015).

¿Cuál es el costo de este tipo de violencias?

Las mujeres ya no se sienten libres de caminar por las calles sin recibir este tipo de violencias, ya no se siente la seguridad de poder usar la ropa que tú decidas porque en cualquier esquina puedes encontrarte con un depravado que puede llegar hasta el punto de tocarte o aun peor violarte. La falta de seguridad se vuelve una ansiedad temiendo ser perjudicadas físico y sexual. Incluso el acoso callejero puede reanimar emociones y recuerdos traumatizantes para sobrevivientes de violación.

Si se analiza bien los hombres no son más susceptibles que las mujeres a ser víctimas de delitos como secuestro, extorsión, robo u homicidio en el espacio público… Es difícil entender como las mujeres somos utilizadas como objeto y los hombres se sienten con el derecho de controlar nuestros cuerpos.

En el país se impuso una ley que “protege los derechos de la mujer”; la ley 779.  Pero es casi imposible poner en practica estas sanciones con estos tipos de violencia, las autoridades no les darían importancia a que una mujer diga; en la calle me dijeron un piropo, porque la cultura ha tomado esas actividades y las ha catalogado como “Normal”. Incluso los esfuerzos para aplicar esta ley no son bien dirigidos, hay muchos vacíos en ella y eso reduce la efectividad. “Se ha logrado romper el silencio de las víctimas, pero aún persisten obstáculos para el acceso a la justicia”.

¿Cómo puedo comenzar un posible cambio?

La mejor forma de crear seres humanos con diferente ideología es hacer conciencia en edades tempranas a través de la educación familiar e instituciones escolares, en relación a la importancia que tiene el respeto por nuestros semejantes; especialmente por las mujeres, que al final son las más afectadas. Es necesario educar para desarrollar la empatía, siendo ésta una habilidad necesaria para poder ponerse en el lugar del otro y comprenderlo.

De igual manera brindar apoyo a aquellas instituciones, entidades o agrupaciones que proclaman y trabajan para una igualdad de derechos. Respetar en la vía pública a todas las personas. Y, fundamentalmente, porque el acoso sexual callejero tenga su penalidad, como cualquier otro acto de violencia.

“El acoso callejero a las mujeres, es un acto de violencia que en la mayoría de los casos sigue teniendo de aliado al silencio, ese mismo silencio que es necesario quebrar para gestar el cambio”.

Sobre el acoso sexual callejero…

 

Por  Juneysi Karina Cerda

El acoso callejero es un mal que todas las mujeres lo hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas. Son acciones que se dan a diario en las calles de la ciudad, donde los hombres hacen comentarios mayormente vulgares de nuestro cuerpo o vestimenta, sin que nosotras les hallamos pidan su opinión o incluso miradas desagradablemente. El acoso callejero va desde miradas obscenas, chiflidos, piropos, palabras desagradables o frases sexuales hasta persecuciones o agarrones.

Desde que empezamos a tener uso de razón nos han doctrinado con frases como: “no vayas sola, te puede pasar algo”, “cuando salgas, te vas directo a casa”, “cuando llegues márcame”… nos aterrorizan con los millones de peligros que azotan las calles, nos crean una idea del lugar público como un territorio enemigo y peligroso principalmente para la “mujer”; pero cuando se trata de actos más “normales”; como son los piropos, las miradas lujuriosas o las palabras desagradables, nos han enseñado a guardar silencio, apartar la mirada y restarles importancia

El acoso callejero es apenas la punta del iceberg de una estructura de violencia de género, se cree que es un acto poco significativo, el cual se ha normalizado, pero estas ideas son totalmente erróneas.

“El piropo expresado por los hombres en los espacios públicos implica una invasión a la intimidad de las mujeres y es la génesis de la violencia realizada por un hombre” Olvera (2015).

¿Cuál es el costo de este tipo de violencias?

Las mujeres ya no se sienten libres de caminar por las calles sin recibir este tipo de violencias, ya no se siente la seguridad de poder usar la ropa que tú decidas porque en cualquier esquina puedes encontrarte con un depravado que puede llegar hasta el punto de tocarte o aun peor violarte. La falta de seguridad se vuelve una ansiedad temiendo ser perjudicadas físico y sexual. Incluso el acoso callejero puede reanimar emociones y recuerdos traumatizantes para sobrevivientes de violación.

Si se analiza bien los hombres no son más susceptibles que las mujeres a ser víctimas de delitos como secuestro, extorsión, robo u homicidio en el espacio público… Es difícil entender como las mujeres somos utilizadas como objeto y los hombres se sienten con el derecho de controlar nuestros cuerpos.

En el país se impuso una ley que “protege los derechos de la mujer”; la ley 779.  Pero es casi imposible poner en practica estas sanciones con estos tipos de violencia, las autoridades no les darían importancia a que una mujer diga; en la calle me dijeron un piropo, porque la cultura ha tomado esas actividades y las ha catalogado como “Normal”. Incluso los esfuerzos para aplicar esta ley no son bien dirigidos, hay muchos vacíos en ella y eso reduce la efectividad. “Se ha logrado romper el silencio de las víctimas, pero aún persisten obstáculos para el acceso a la justicia”.

¿Cómo puedo comenzar un posible cambio?

La mejor forma de crear seres humanos con diferente ideología es hacer conciencia en edades tempranas a través de la educación familiar e instituciones escolares, en relación a la importancia que tiene el respeto por nuestros semejantes; especialmente por las mujeres, que al final son las más afectadas. Es necesario educar para desarrollar la empatía, siendo ésta una habilidad necesaria para poder ponerse en el lugar del otro y comprenderlo.

De igual manera brindar apoyo a aquellas instituciones, entidades o agrupaciones que proclaman y trabajan para una igualdad de derechos. Respetar en la vía pública a todas las personas. Y, fundamentalmente, porque el acoso sexual callejero tenga su penalidad, como cualquier otro acto de violencia.

“El acoso callejero a las mujeres, es un acto de violencia que en la mayoría de los casos sigue teniendo de aliado al silencio, ese mismo silencio que es necesario quebrar para gestar el cambio”.

Las giras: posibilidades de ampliar nuestros universos

Por Simone

@Simonemontiel (tw)

@LaSimone Plus (fb)

Fotos/Simone

Ya llevo más de un año en el que conscientemente busco y me gestiono experiencias para salir constantemente de mi zona de confort, y parte de esa brújula es moverse hacia otros espacios, lugares e interacciones. Estos días han sido intensamente bellos, he vivido experiencias muy gratificantes y sobre todo que me han permitido ampliar mies percepciones sensoriales en miles de niveles. En esta entrada les voy a hablar de una de ellas, se trata de una gira que armamos en grupo para subir el volcán Telica. Si, de entrada suena genial.

El asunto fue así, yo en mis ya habituales invitaciones a encontrarme con distintas personas, un domingo invité a que fuéramos al Temazcal de carretera Sur, que dicho sea de paso, se los recomiendo un montón. Pues bien, tres personas le dieron like a mi estado en FB y les escribí proponiéndoles que nos viéramos en una hora para irnos juntxs; a todo esto, de las tres personas solo con un había salido antes. Al final no se armó la gira, me fui al temazcal y lo disfruté montón pero de ese menaje surgió una propuesta de sumarme a una gira que se estaba armando al Telica.

El grupo de la gira

Me sumaron al grupo de whatsapp y ahí empezó el proceso de compartir, porque fue irnos leyendo, poner energías en planificar una gira que prometía estar tuani. Y así fue. Nos encontramos el sábado por la mañana, nos movimos a León en intermortal, que en este caso iba lentísimo, lo que nos dio tiempo de hablar y conocernos un poco, íbamos armando el relajo en el bus (pero nada como el alucín del viaje del regreso). Hablé por primera vez con todas las personas de grupo en ese viaje hacia León, y de entrada esa es una experiencia positiva, abrirse a otras interacciones más allá de los espacios conocidos. Fui conociendo a M, A, S, F y luego conocería a G, la guía.

Pues bien. Llegamos a León hicimos compras, compartimos cervezas fuera del súper y pasamos por el Comedor Rosita que queda a la par del mercado, ahí conocimos a Katherine, quien me contó que el comedor ya llevaba su rato, más de 10 años, y a Diana que migró de Managua a León y allá vive sola, mientras trabaja y estudia, toda una guerrera a mi ver. Deliciosa la comida. Ya luego entramos al mercado y esperamos a la guía para la gira, con quien luego nos fuimos hacia la Quimera.

La subida y la llegada

Empezamos por ponernos protector solar, a todo esto, eran las 2 pm cuando empezamos a ascender, así que fue casi como “Subamos el Telica en el horario más turqueado”; y ahí íbamos. La primera parte del camino era arenoso, así que requería un esfuerzo particular en cada paso porque los zapatos se hundían y pues el peso hace que físicamente necesite ponerse una intención física concreta para mantener un paso constante y hacerlo con cuidado, porque lo menos que una quiere es lesionarse, y menos en “lo más fino” como decimos.

La experiencia de subir un volcán te permite conocer a las personas del grupo de una forma bien particular, nos conocemos en los distintos ritmos, en el cómo andamos físicamente, en hacer descansos y beber sorbos de agua, en pasarnos chicle para que la garganta no se seque mientras ascendemos. Y a vos como persona, te ayuda a tomar conciencia de cómo andas, descubrís tips para mantener una respiración regular, tomas conciencia de lo que salir a correr 5 veces a la semana hace en tu cuerpo. Palpas tus piernas y sentís la tensión de los músculos, te concentras en saber dónde poner cada pie, porque cada paso importa y el nivel de concentración marca la diferencia entre lesionarse o seguir intactxs.

Llegamos sin percatarnos al palo de mango y luego avanzamos un poco más hacia un punto de descanso, el penúltimo; ahí estuvimos un rato, comimos banano, mandarina, gomitas y nos percatamos que nos haría falta agua para el regreso, lecciones que solo el viaje te las da (en una gira así, 2 galones por persona). Entonces empezamos la recta final y en palabras de la guía, la más intensa. Me programé para dar lo mejor de mí, y mientras iba marcando mentalmente 1,2 1, 2 mi cuerpo y mis piernas se iban movilizando en el trayecto que poco a poco se empinaba a cada paso. Me pasa que me gusta ir adelante y al mismo tiempo no me gusta atrasar a nadie entonces me exijo ir a un ritmo sostenido de 1,2-1,2 y mientras esperaba ver a lxs demás tomaba algunas fotos, pero el proceso físico fue y es el más importante para mí, lo que una va sintiendo; y eso no lo puedo captar yo en una fotografía, al menos no de lo que en mí ocurre cuando me engancho con una actividad física.

Luego subimos por unas gradas de piedra, y llegamos, ahí al lado del cráter, no al ladito, en el perímetro cercano del cráter, y fue bello llegar. Sentir la satisfacción alcanzada luego de casi 4 horas. Ufff, lo primero que hice fue aprovechar la poca luz que quedaba para tomar algunas fotos, y luego empezar a distribuirnos entre todxs las tareas. Nos tocaba prender el fuego, la guía la partió en ese arte y aprendí varias cosas sobre eso. Otros empezaron a armar la tienda para acampar, que nos llevó más de una hora porque estaba intensa la cosa, pero cuando ya le agarramos se logró la meta. Ya luego nos dispusimos a quemar 😉 y a ver que comíamos.

A la mayoría del grupo les entró sueño y se fueron a dormir temprano. F y yo nos fuimos a sentar y admirar el bello cielo estrellado, que por momentos se cerraba, y empezaba a brisar, pero luego cuando volvíamos a quemar se despejaba de nuevo. Nosotrxs jurábamos que había una relación directa entre quemar y que dejara de brisar y el cielo se despejara. Luego llegó el cansancio físico y me fui a dormir.

El descenso

Nos levantamos a las 5 am para poder presenciar el bello amanecer, y subimos para acercarnos al cráter. Me enamoré de ese cráter, del viento, de las luces del amanecer, de esos rayos de luz pegando en mi cara, de sentir tan cerca esa fuerza del volcán y sobre todo de sentir tanta tranquilidad al punto de querer quedarme ahí unos dos días más, lo cual ya está en mi lista de cosas por hacer a mediano plazo.

Luego recogimos todo y nos alistamos para bajar, sabiendo que aunque íbamos más rápido porque era en bajada, no teníamos suficiente agua y teníamos que echarle ganas. Además las bajadas son a mi parecer más complejas que las subidas, por el asunto de la gravedad y el ejercicio de freno que recae en los dedos de los pies y en las rodillas, entonces para disfrutar esa bajada yo me comí una galleta 😉 y me tomé mi tiempo para además, concentrarme en bajar sin hacerme daño, que en las bajadas es algo que puede ocurrir muy fácil. Disfruté ese camino de regreso.

La antesala del regreso y el regreso a Managua

Luego llegamos a una casa en la que nos regalaron agua, y donde compramos helados de fruta deliciosos. Les caímos como que se iba a acabar el mundo. Luego regresamos a León, la pasamos tuani en un bar casi al frente del Comedor Rosita, nos pasamos cagando de la risa, haciendo recuento de los daños, la S y M tenían morados las uñas de los dedos gordos de los pies. Y emprendimos el viaje de regreso a Managua, yo con ganas de haberme quedado dos noches más en el Telica y con una fantasía de dormir esa noche en Puerto Viejo-Costa Rica. Las intensidades de ese viaje de regreso en el bus, al menos una buena parte caben en una bolsa y dos vasos de plástico. Las risas son invaluables y la jodedera aún continúa.

La gira fue genial para mí, en este momento en el que me muevo todo el tiempo de forma consciente de mi zona de confort, tengo el teléfono de la guía y si se animan podemos armar giras al Telica y a otros volcanes, por lo pronto yo sé que a ese cráter regreso pronto.

Link para ver galería completa:

4

¿Día Internacional de la Mujer o Día Internacional de la Mujer Trabajadora?

Por Soraya Cruz Baltodano

El Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) es celebrado por muchos países de los diversos continentes. Su significado es mal interpretado y hasta cambiado por muchas personas ignorantes. Sin embargo, este día es para conmemorar a las personas del género femenino que han apoyado a otras para llegar a alcanzar la igualdad de género, reconociendo el esfuerzo y la lucha constantes de sus derechos. Sobre todo, se conmemora la muerte de mujeres trabajadoras que fallecieron en una fábrica de textiles hace unos 100 años. Las puertas del edificio fueron cerradas para que las mujeres no salieran con material robado y, por desgracia, un incendio cobró la vida de ellas. Una gran mayoría de hombres cree que las mujeres que luchan por sus derechos o las que lucharon no aportaron nada bueno a la sociedad, sin saber que han cambiado cosas que benefician a ambos géneros.

En primer lugar, no es una celebración en donde las mujeres deberían ser felicitadas. Más bien es para recordar a todas las mujeres luchadoras que les han dado una voz a las que no la poseían. Con ello demuestran que juntas son más y que el machismo ha envenenado el discurso de muchos medios de comunicación, así como la mente de varias familias. Asimismo, esta conmemoración recuerda que aún existe el poder de hacer cambios importantes para ellos —los hombres— y para otros afectados. La vida las hizo mujeres y no son ni más ni menos importantes. No las feliciten por ser bellas o tener características lindas o sólo por ser mujeres, porque no es una celebración por tener pechos más pronunciados, pelo largo o figura esbelta, sino por su fuerza, su perseverancia y su intelecto.

En pocas palabras, el feminismo no está peleando por nada nuevo más que por derechos humanos que no son aplicados correctamente o que no son aplicados del todo. Ellas no están exigiendo nuevos derechos, sino que se les proteja tanto como a los hombres, porque odiar al género opuesto y querer más que él estaría contra los motivos por los cuales se cree en el feminismo. Sin embargo, siempre hay grupos que no lo apoyan por creer que las feministas se rigen por abominar al hombre y porque son “dramáticas”. Todo hombre y toda mujer deben saber que el patriarcado y el machismo sólo son buenos para separar a los géneros y crear conflictos entre ambos. Es una plaga que sólo puede terminar con una buena dosis de educación, ya que este mal afecta a todos sin importar la clase social.

No obstante, las mujeres, después de tantos años, siguen siendo víctimas de odio y culpadas por ser ellas mismas. Creemos que los hombres necesitan ser como la masculinidad hegemónica les dicta que sean, y que la mujer tiene que ser delicada y callar, hacer todo lo que los hombres dicen. Que una mujer debe tener etiqueta. Pero esto último carece de toda lógica, ya que las mujeres no están para complacer estereotipos y muchos menos para esconder su sexualidad, porque, a diferencia de lo que piensen los demás, eso no las hace menos. Hemos llegado hasta el punto en que una mujer es odiada por otra por mostrar sus pechos, por no querer usar vestido o maquillaje, por querer respeto cuando camina en shorts por la calle y la llaman “lesbiana”. Las feministas nunca han sido un estereotipo de mujer y no tienen que llegar a serlo. Llamarlas “lesbianas” por luchar incansables veces sólo demuestra lo que el machismo ha vuelto a los seres humanos: seres misóginos, homofóbicos y retrógrados.

Conviene subrayar que este movimiento no posee un solo objetivo y que cada país tiene sus luchas y su historia de feminismo, la cual no puede ser comparada. Cada lugar tiene su semblanza de cómo el feminismo los ha ido cambiando para ser una mejor y más tranquila comunidad en la que no nos tengamos que preocupar por algo tan simple como quién usa falda y quién pantalón. Quién usa maquillaje y quién no. Quién quiere ser tosco y quién sensible. ¿Cuántas veces han usado la palabra “marimacha” o “mariquita” para referirse a alguien de manera seria? Todo lo que llaman masculino y femenino son sólo etiquetas que se han creado para separarnos.

Hay que enseñarles a los niños que el rol de género es otra excusa del patriarcado para mantenernos en grupos separados donde lo único que va a existir es violencia. No les digamos a los niños que tienen que actuar conforme a su género. Creemos en las mentiras del machismo día a día y no nos da pena porque ya lo vemos normal.

En conclusión, el feminismo es para liberar, romper barreras y ser tolerantes. Que tus hijos ya no sean molestados por cosas ridículas como usar el color que les gusta, el tipo de ropa que les plazca, ver las caricaturas que los hagan sonreír o usar un juguete con el que recordarán tantas aventuras. Para la gente mayor sería un alivio que se acabara la violencia y la desigualdad, con el objetivo de crear mejores oportunidades de trabajo y saber que algún día encontrarán la libertad buscada desde hace siglos.

Autora:
Soraya Cruz Baltodano (Managua, 1998). Estudiante de 11vo grado del instituto Nicaraguan Bilingual School. Librepensadora y vegana. Apoya la equidad de género y los derechos de los animales.