TRANSPORTE PÚBLICO Y CALIDAD: UN ASUNTO DE VIDA O MUERTE

se-vuelca-bus

Foto diario HOY

Por djoseflores

“Oh señora mía, oh madre mía, yo me ofrezco enteramente a ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra todo mi ser, ya que soy todo tuya. Oh madre de bondad, guárdame y defiéndeme”

Estas fueron las últimas  palabras que escribió Silvia Elena Tinoco antes de abordar el bus de la ruta Managua-Juigalpa el pasado 11 de diciembre; después de eso, Silvia, con al rededor de 5 personas más perdieron la vida en ese viaje.

Según los reportes de la policía en el peritaje avexis determinaron que el “accidente” se produjo por un ponchón de llanta, lo que provocó que el autobus se volcara por un precipicio.

Es común ver involucrado al sector del transporte público en “accidentes” de esta naturaleza; siempre falla algo, las llantas, el motor, los frenos, los ejes, lo que sea.

La calidad

La calidad no es un eslogan de campaña publicitaria. La calidad es una serie de mecanismos que deben ser garantizados por las empresas, indistintamente si son públicas o privadas, dirigidas a garantizar el mejor servicio o los mejores productos a sus clientes. La calidad son parámetros creados para mejorar los procesos de trabajo que dan origen a esos servicios y productos, hacer competitivas a las empresas.

El transporte público es un servicio vital en nuestro país y una de las actividades económicas más rentables directamente vinculadas con la calidad de vida de la ciudadanía. La norma UNE-EN 13816 (aplicación voluntaria) de Transporte público de pasajeros proporciona directrices a operadores del transporte para que asuman compromisos de calidad en la prestación de su servicio, con el fin de satisfacer las expectativas de la ciudadanía. La calidad debe asumirse observando e implementando mecanismos que busquen garantizar el cumplimiento en ocho ámbitos: tiempo, confort, información, accesibilidad, seguridad, servicio ofertado, atención al cliente e impacto ambiental.

calidad

Por tanto cada operador de transporte debe, si quiere ser competitivo y ampliar las oportunidades para su empresa, garantizar que la ciudadanía obtenga el mejor servicio posible y que al abordar esas unidades de transporte estén seguros de que llegarán a su destino sanos y salvos.

Nada cuesta a estos empresarios del transporte organizar su empresa para chequear de manera estructurada el servicio que brindan. El estado mecánico de las unidades y la atención al cliente es fundamental para brindar un servicio de calidad. Al contrario, nos cuesta a la ciudadanía la vida y los recursos, pues el sector transporte es uno de los sectores empresariales más subsidiados en el país, esos subsidios provienen de nuestros impuestos, por lo tanto es deber de la ciudadanía exigir la calidad en el transporte público dado que no lo exigen las instituciones públicas que regulan el sector o bien por la ineficiencia de estas instituciones no se exige (algunos Estados exigen estándares de calidad en los servicios públicos)

Doña Silvia y muchas víctimas más de estos “accidentes” no hubieran perdido la vida si los empresarios del transporte hubieran brindado un servicio de calidad o garantizado tal servicio por instituciones eficientes.

Por djoseflores

Publicado originalmente en https://webwense.wordpress.com/

 

Paralelismos

Por Simone

¿Dónde estabas el 19 de noviembre? ¿Qué estuviste haciendo?

Quiero abordar esta entrada desde tres puntos espacio-temporales que coexistieron en distintas dimensiones en este planeta.

masha-demianova-1749300

(Masha Demianova)

Paralelismo 1 (matemáticas):

 “Una propiedad de la geometría representada por rectas que no se cortan”.

Cuando era pequeña hubo una época en la que experimenté diversos episodios de angustia y rabia provocados por el hecho de pensar (imaginar) experiencias terribles que otros niños y niñas de mi misma edad o de menos, estaban experimentando en ese preciso momento en el que yo cerraba mis ojos y “me conectaba” con esas otras dimensiones.

Recuerdo que usualmente lo hacía de noche, aprovechando las pocas distracciones y mi mente volaba. Corporalmente también experimentaba la angustia que según yo, experimentaban estas otras vidas en ese momento concreto. Extraño que nunca invadieron mis sueños estos ejercicios. Pero esta idea concreta de saber que X persona estaba pasando por algo horrible (abandono, dolor, una experiencia traumática concreta) en un momento preciso, y que yo estaba en otro país, en otro momento pensando en esa persona o en esa posibilidad, me hacía sentir conectada a algo más grande que yo y al mismo tiempo con una indignación que poco lograba procesar.

Esta no es una práctica que he abandonado, ni que me ha abandonado. Mientras camino por la ciudad o escribo también conecto con mis memorias, y así mismo con otras vidas, que ni puedo nombrar, pero las siento cerca. Pienso/siento que este vínculo es real/imaginario, y que nuestros mundos y vidas están más conectadxs de lo que creemos.

masha demianova,,

(Masha Demianova)

Paralelismo 2 (informática):

“Es una función que realiza el procesador para ejecutar varias tareas al mismo tiempo”.

1

El 19 de noviembre de este año yo estuve en cama. El día anterior me había empezado una gripe fuerte. Ese jueves 19 estuve con calentura, tomando solo agua, esprayándome cada tres horas la garganta inflamada que poco a poco ponía a descansar mi voz, y durmiendo cobijada por el edredón en pleno día en Managua. Bebía agua y té, orinaba y me volvía a dormir. Todos mis sentidos se habían apagado y yo solo quería cerrar los ojos. Lloré porque eso hace la fiebre con una, la exprime. Ese día oriné como 20 veces, era mi cuerpo limpiándose, bebí y bebí agua. Y dormí. Me dolía la piel, ese dolor que es característico de la fiebre de casi 39. Me bañé en dos ocasiones y me volví a dormir. Todo este tiempo tuve el tiempo para cuidarme y que me cuidaran. Tuve un espacio para poder soltar y vulnerarme. También para tomar conciencia de mi vulnerabilidad como persona, con este cuerpo, y en esta vida.

Ese fin de semana me tocaba facilitar el taller de Voces y memorias desde Poética Violeta, y el jueves, ese jueves 19 no tenía voz, mi voz estaba diciéndome, no hables, necesitas sentir, no uses energía en nombrar lo que te pasa, solo sentilo, respira, bebe agua y descansa. Y eso hice. Esta experiencia le dio un giro a la metodología planificada de ese taller. Y estoy agradecida por eso.

2

Ese mismo jueves 19 de noviembre, una mujer de nombre Lorena que vive en Argentina, experimentó la certeza de que su pareja la iba a matar. La propia Lorena cuenta “Mi pareja me golpeó, me torturó por cinco horas…me quemó, me rapó, me baleó…y se mató”. Cinco horas de infierno que le fueron entumeciendo el cuerpo de tanto dolor y espanto. Luego ella agrega “empezó diciendo todo el tiempo de que me iba a matar, luego empezó con los golpes de puño hasta que logró tirarme a la cama… yo lo único que pude hacer fue defenderme y rasguñarle la cara”.

Y continúa: “… y me ata un pie, me ata un brazo…me ató toda, y me golpeaba, me golpeaba y yo me ahogaba con mi sangre…luego de que me golpeaba me desata, y me vuelve a atar a una silla”. Y su relato sigue “…lo que más amaba yo era mi pelo…y empezó a raparme, a reírse, a burlarse…a arrancarme los aros, ya me había sacado los dientes…luego agarró una bolsa negra y metió todo dentro. Luego me vi al espejo y tenía mi cara negra y bultos en mi cabeza…yo dije- No me salva nadie- pensaba que me moría esa noche”.

Las piernas de Lorena tienen las marcas de la plancha por las quemaduras, su cuerpo presenta morados por varias partes por los golpes, su voz mientras va hablando deja entrever los dientes que le fueron arrancados, su pelo largo ya no está. Tiene las piernas inmovilizadas por los balazos disparados hacia sus rodillas. Ese ataque a su movilidad, a su identidad, con la intención de romper su integralidad, su autoimagen, su autoestima. Con los disparos sintió que se moría “…me acomodó la pierna y me lanzó el primer disparo, me explotó la rodilla, sentía caliente…jugaba con el revólver, me la pasaba por la sien, gatillaba y yo pensaba que me tiraba un tiro en la cabeza”.

Luego pasó lo mismo con la otra rodilla “yo ya no sentía más dolor, solo quería morirme…luego me hace pasar el brazo debajo de la almohada y se acostó y empieza a hablar que no podía matarse, que era un cagón, un cobarde, que él me amaba, que le cuidara a los hijos y que era lo mejor que le había pasado…Cuando lo miro veo que mi brazo estaba lleno de sangre y ya no respiraba”. Lorena sobrevivió a esas cinco horas.

Picture-25

(Imagen tomada de internet)

Paralelismo 3 (biología)

“Un fenómeno evolutivo que produce un cambio equivalente en dos ramas de un clado”.

Lorena sobrevivió. Duele su testimonio, duele y da rabia. Su voz, esa que escucho en el video que veo de nuevo mientras escribo este texto, la siento cerca, la reconozco. Y eso duele.

Lorena es una de las muchas personas que viven cosas terribles mientras nos detenemos un momento a pensar en esas ondas de existencias más allá de nuestras vidas localizadas.

Lorena sobrevivió y está sanando, lo hará poco a poco, a como se hace luego de algo terrible que te quiebra. No lo hará totalmente porque las heridas aunque sanan en apariencia y se digieren y metabolizan con el tiempo, luego son parte de nuestro organismo, a veces como fuerzas de defensa, de fuerza y de energía, por momentos como bajones y pesadillas recurrentes. Pero una vive, cada persona que ha sobrevivido sabe que una logra aprender a respirar de nuevo, a caminar y dejar de temblar por el miedo-ansiedad-pánico. Una aprende a disfrutar de los espacios poco a poco, a retarse y atravesar las sombras para demostrarse a una misma que se sobrevive y se resiste.

No hay tiempos delimitados para volver a aprender a respirar. Pero poco a poco nuestros pulmones van limpiando la suciedad que se acumula luego de episodios terribles, y se oxigenan. Nuestras piernas se van fortaleciendo y hasta corren, y nuestras voces poco a poco dejan de temblar y quebrarse para reconocerse guerreras.

Cada quien va dialogando con luces y sombras en estos caminos, en estos paralelismos de un mundo que es inviable para la vida porque como humanidad así lo hemos hecho. Pero al mismo tiempo es un mundo que día a día a pesar de lo terrible es testigo de luchas y resistencias para sobrevivir. Para sobrevivir y para renacer, en estos cuerpos, con otros aires y voces que luego de haber sido arrastradas por las sombras, se liberan y respiran. Mientras veamos el cielo de esta noche y cerremos los ojos, seguramente conectamos con alguna historia en otro espacio-tiempo.

Artem Nadyozhin

(Masha Demianova)

 

Respiros de manada…

Link del testimonio de Lorena:

http://telefe.com/canal5rosario/noticias/informacion-general/2015/11/26/el-desgarrador-relato-de-lorena-un-infierno-en-la-propia-carne.aspx

 

CONTEXTUALIZACIÓN Y SIGNIFICADO DE LA POESÍA EN EL MARCO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

04---Ariadna-en-el-laberinto-de-las-palabras---Ariadna-in-the-labyrinth-of-words

Imagen: Ariadna en el laberinto de las palabras

Lo romántico es político

Ningún amor el ilegal

Otras formas de quererse son posibles

Coral Herrera Gómez

 Por Carola Brantome

 

  1. ANOTACIONES con un “breve sobresalto” introductorio

Modernamente la poesía se valida en el encuentro con cada lector o lectora, que le s otorga nuevos sentidos al texto escrito.

Antiguamente, la poesía también se considera una realidad espiritual que está más allá del arte; según esta concepción, la calidad de lo poético trascendería el ámbito de la lengua y del lenguaje. Y generalmente se considera la poesía como una forma de expresar emociones, sentimientos, ideas y construcciones de la imaginación.

Parecería que los criterios para saber si un texto es o no es un poema se han diversificado. Ya no priva la expectativa de clasificar en sonetos, liras, décimas, etc. sino la percepción del fenómeno poético encarnado en lenguaje. Actualmente, con la apertura de la experiencia histórica como un repertorio susceptible de ser reciclado en nuevas combinatorios, muchas de las formas clásicas de han retomado con un sentido abierto.

El papel que juega la poesía en el siglo XXI, se encuentra ligado al avance tecnológico y científico. Surgen nuevas corrientes de Poesía, nuevas formas de manifestación, como la Metapoesía, la poesía ecologista, la poesía virtual, transmodernista entre otros, además de que asistimos a una renovación o por lo menos un reemprendimiento de ciertos vanguardismos y estéticas críticas, como la poesía de la conciencia.

  1. De esto quería hablarles

Compartirles mis reflexiones a modo de anotaciones sobre la propuesta de relectura que desde la realidad social y nuestra cultura amorosa, podemos hacer del arte, la literatura, el teatro, el cine, la poesía…

Específicamente, en el aspecto poético, la pregunta que podemos hacernos es ¿hasta que punto la poesía ha contribuido a forjar y establecer los mitos del amor romántico y eterno?, la monogamia, la heteronormatividad, la exclusividad, la anulación de los derechos a partir de la supremacía del amor de pareja, la absoluta posesión del corazón y del alma del ser amado o amada como condición de entrega amorosa, el sentido de posesión que termina generando un sentimiento de propiedad; todo esto que he enumerado, ha sido fuertemente cimentado en la expresión de la poesía romántica, sobre todo, reforzado y calado en nuestro yo por la literatura en su expresión amplia.

Y de alguna manera, interiorizando estos mitos, la sociedad y la cultura construimos por medio de un sublimado sentimiento amoroso, la justificación y el consentimiento desde las pequeñas violencias, hasta crímenes.

No hace falta mencionar ejemplos.

Por eso la resignificacion de la poesía hoy se hace necesaria desde la relectura y rescritura de los grandes temas del amor romántico, desde el lenguaje y las formas poéticas, pasando por el significado profundo de lo asignado por el lirismo y la épica.

Mejor dicho, cuando podamos hacer un análisis de los mitos románticos, los estereotipos y roles de género, y seamos capaces fracturar las identidades más allá de las etiquetas, estaremos aportando a una nueva manera de ser libres y de vivir plenamente.

La poesía hoy es un espacio en que podemos “replantearnos las relaciones humanas, la construcción de las identidades de género, el movimiento LGBTI, los feminismos, las masculinidades y el Queer (Kuir)”.

El lenguaje poético hoy puede conducirnos hacia nuevas propuestas estéticas y éticas, así como una nueva visión para “analizar la realidad social y nuestra cultura amorosa, para deconstruir los mitos tradicionales, y descubrir la arbitrariedad de los estereotipos y la división sexual de roles, y reflexionar en torno a las estructuras amorosas occidentales y las utopías románticas de la posmodernidad”.

Recogiendo lo dicho por la antropóloga Mari Luz Esteban en su libro Crítica del pensamiento amoroso: “Si conseguimos que de las relaciones de amor desaparezca el sentimiento de propiedad lo mismo que el deseo egoísta de “unirse para siempre al ser amado”, si logramos que desaparezca la fatalidad del hombre y que la mujer no renuncie criminalmente a su “yo”, no cabe duda que (…) hará que se desarrollen otros preciosos elementos para el amor.”

Y me atrevo a decir que la poesía hoy está comprendiendo su momento vital.

 

Carola Brantome

San Rafael del Sur

24 de noviembre del 2015

http://haikita.blogspot.com/2010/03/el-feminismo-como-asignatura-y-la.html

http://atravesdelabuhardilla.blogspot.com/2013/01/2011-hace-casi-un-ano-escribi-en-otra.html

LAS LUCHAS QUE HEMOS IDO TEJIENDO

(Maud Watts, personaje principal de Las Sufragistas)

Por Simone

Cuando era niña y luego adolescente deseaba que alguien me dijera que mi vida podía ser diferente, que mi mundo podía cambiar y que mis posibilidades de ser libre eran viables. Mientras fui avanzando en mis caminos, fui intuyendo que no era tan loco querer vivir respetando mis tiempos y sueños. Digerir estos sueños como viables solo fue posible desarmando el rompecabezas que era mi vida para poder armar otro, y no lo he hecho sola. Eso es importante decirlo. Nunca una mujer, una persona teje sus luchas por vivir en libertad sin ese alimento de otras vidas, de personas que te dicen de forma directa o indirecta, “Seguí luchando, no te rindas”.

*

Fui a ver la película Las Sufragistas (Reino Unido, 2015), dirigida por Sarah Gavron, es una propuesta cinematográfica que le apuesta a narrar en estos tiempos actuales, la lucha de las mujeres británicas por el derecho al voto de las mujeres. Algo que no se evidencia en la película es que para 1912 existían dos líneas organizadas para luchar por el derecho al voto de las mujeres; primero estaban las sufragistas quienes le apostaban por estrategias políticas mesuradas y por avanzar poco a poco en sus reivindicaciones y siempre por métodos legales. Por otro lado, estaban les suffragettes; que deciden romper con la delicadeza que dominaba el movimiento sufragista británico de la época.

Les suffragettes, por el contrario, le apostaron a la acción directa como estrategia política, que se caracteriza por métodos de choque, hacían manifestaciones, cantaban, organizaban protestas y a como si se evidencia en la película, incluso en condición de presas políticas, llevaban a cabo huelgas de hambre. No es de extrañarse que de esta línea del movimiento sufragista fueran la mayoría de las presas por motivos políticos en esta época.

Y pienso, que fuerte y poderoso ha sido cuando las mujeres en las distintas épocas de la historia de cada parte de este mundo, se han rebelado ante las normas patriarcales e injustas. Y claro que las mujeres mientras avanzan en sus actos de lucha, se encuentran con los ataques de guardianes de ese orden social desigual.  Que irritante es pensar en los distintos mecanismos que tiene la estructura para controlarnos a nosotras las mujeres, y a ejercer ese control mediante hombres educados, estudiados, pero también mediante los hombres con los que convivimos y nos encontramos en la cotidianidad.

(Imagen de método utilizado para obligar a comer a las sufragistas cuando hacían huelga de hambre estando en prisión)

Estos hombres que defienden el orden de la estructura social que normaliza la desigualdad entre hombres y mujeres, entre las personas; bien  puede tratarse de un ministro que decide si las mujeres evidencian razones de peso para otorgarles el voto, o el esposo de Maud que le quita los chelines que ella ganas por día en la fábrica en la que lava y plancha; y que además la exilia de la casa y le recuerda que por ley él es quien decide por el hijo en común. O los compañeros de trabajo de la fábrica, que están pendientes observando a las mujeres, que se burlan de Sonny el esposo de Maud, cuando ella empieza a participar de las reuniones y marchas junto a otras mujeres que militaban en la lucha.

Y también los vecinos, hombres y mujeres, que estaban atentos a cuando Maud era detenida, que le gritaban que era una vergüenza, que estaban pendientes, monitoreando la vida de esta y otras mujeres, que decidieron en sus vidas luchar y creer que podían lograrlo, que podían lograr algún cambio.

**

En mi caso implicó todo un recorrido darme cuenta de que era posible tener una vida diferente. Aprender que tenía una fuerza increíble dentro y que podía hacer temblar el mundo con ella. Fue todo un proceso destrabar mi voz, aprender a plantear lo que quería y necesitaba con seguridad y mirando a los ojos. Reencontrar mi voz, mis voces y mis fuerzas para poder tejer libertad, ha sido toda una lucha. Y pienso que hay muchas mujeres que están en un momento de sus vidas en el que aún no ven como posible liberar sus voces y fuerzas.

Y es aquí donde surge la urgencia por crear comunidades que políticamente construyan redes de acompañamientos y condiciones colectivas de libertad, autonomía y seguridad. Puede ser que la excusa sea una lucha con un objetivo concreto como el derecho al voto, o la despenalización del aborto terapéutico, o del aborto en general. Pero más allá de los objetivos específicos, a como se ve en la película, y a como he podido experimentar en mis trayectorias, lo real y profundamente poderoso es que las mujeres se junten para sacudirse los miedos, para reír a carcajadas sin reparos, para enseñarse mutuamente a defender de la violencia que habita cada esquina.

Es poderoso encontrarnos porque nos ayuda a volver a confiar, en nosotras mismas y en otras; eso es una amenaza para el sistema a como está diseñado. El acompañarnos partiendo de ese reconocimiento mutuo que tejemos con otra(s), que no se tiene que nombrar necesariamente; es la semilla de nuestras resistencias. Los caminos recorridos de otras nos acompañan y nos ayudan a tomar impulso, y así ir descubriendo nuestras propias encrucijadas y revoluciones.

Sin embargo, hay dos temas que a mí me tienen dándole vuelta a muchas premisas de lo que es la lucha colectiva y cotidiana: por un lado toda la narrativa del sacrificio y la de “dar la vida por algo”. Primero porque en la lucha al sistema le conviene que muramos o que dejemos de vivir, le conviene que caigamos en la trampa de “lo que importa es la lucha, hay que hacer sacrificios…”. Yo quiero vivir y construir con otras (personas) nuevas posibilidades de mundo, en nuestros escenarios, en nuestras cotidianidades.

Sin embargo hay momentos en que este mundo se torna mucho más inviable para la vida; y las mujeres han desarrollado mecanismos de resistencia colectiva para no morir, para seguir vivas y juntas, acompañándonos. Ya sea que compartamos diario, o por momentos, que nos contemos nuestras vidas o solo nos reconozcamos de lejos; ahí estamos muchas en este mundo, cada una desde su propio camino, que nos lleva a vincularnos con otros caminos.

Así como les suffragettes, habían las que tiraban piedras y rompían los vidrios de las tiendas, o las que explotaban los buzones de correo y cortaban comunicaciones, o las que le apuntaban más alto y hacían explotar la casa de un ministro; cada una de nosotras diseña sus propias estrategias de lucha en el día a día. Poniendo el cuerpo, las palabras, la voz, fugándonos entre nombrar y no nombrarnos en esa lucha. También nos encontramos tejiendo apuestas colectivas que nos conflictuan y nos fortalecen. Ahí estamos, lo importante es que no dejemos de encontrarnos para confabular contra este sistema injusto, que poco ha cambiado en el fondo, aunque en la forma ahora adopta muchas máscaras políticamente correctas.

Ya sea que nos nombremos o no, lo importante es que nos reconozcamos en nuestras luchas, en esos procesos que nos permiten ir destrabando los miedos aprendidos, que nos posibilitan ir poco a poco sacando esas voces que el sistema pretende silenciar y olvidar. Pero sobre todo, lo vital que es que nos logremos reconocer y trascendamos de nuestras burbujas individuales y familiares, hacia la colectividad, hacia esas comunidades en resistencias que podemos ser, y que podemos crear. Las resistencias multicolor se logran en la diversidad de vidas que se encuentran y tejen posibilidades.

Abrazos de manada.

Hay una escena en la que el detective le dice a Maud:  “Tendremos que detenerlas” y Maud le contesta “Vamos a ganar” (tarde o temprano). A como decimos “Llegará ese día en que caminaremos sin tener que estar ideando estrategias de sobreviviencia, urbana, rural y cotidiana…llegará ese día”



Publicado originalmente por Gabriela Montiel H. (Kame) en Gabriela Kame (Gabriel) el 11/30/2015 07:06:00 p. m.